#leyendo en mayo

#leyendo en mayo 2016 nurcosta

Las mudanzas son como una enfermedad.

Eso me dice mi madre mientras me ayuda a empaquetar algunas cosas. A partir de ahora le robo la expresión. Agradezco su presencia después de una semana empacando las cosas sola y como no es debido, según ella.

Una mudanza te hace sentir extremadamente solo. Sobre todo cuando oyes tu propio eco al abrir la puerta de la habitación.

También hacen eco tus estornudos. Tienes alergia y no sabes a qué.

Esta estantería de la imagen de arriba es todo el espacio que a partir de ahora tengo para los libros en mi habitación. Sólo ese. Los esenciales. Un libro prestado. Y algunos aún por leer. La mayoría, por releer.

Dios sabe cuánto me ha costado seleccionarlos.

No es la primera vez que me mudo. No es la primera vez que vacío-transporto-ordeno hacia un nuevo hogar. Pero por algún motivo, es el que emocionalmente me ha costado más. Quizás porque ahora encontrar un piso en Barcelona es una odisea: tan difícil como Manhattan, según el ARA. 

El primer síntoma de que las cosas no están bajo control es que leo menos y/o presto menor atención. Y como puedes ver, este mes he leído un poco menos comparado con el resto de meses. Y en un par de casos, no terminé las lecturas. Y, aunque unos días más tarde, voy a compartir el listado de libros leídos.

Cassandra at the Wedding de Dorothy Baker (NYRB Classics). Cassandra Edwards, la protagonista, es una estudiante de la universidad de Berkeley, brillante aunque un poco miserable. La historia arranca con Cassandra conduciendo de vuelta a la casa del pueblo para celebrar la boda de su hermana gemela, Judith, con un doctor de Connecticut. Cassandra confiesa que va a sabotear la boda. A partir de ahí, continua toda una obra maestra de risas y compasión. Me encantó. Sentí empatía por la hermana que se queda en la ciudad, contemplando como su hermana se va y empieza su nueva vida.

Satin Island de Tom McCarthy (Knopf). Muchas expectativas que se habían generado a través de la comunidad booktuber con el premio de Booker Man Prize. Narrativa en forma de informe: el protagonista debe escribir el Gran Informe sobre cómo funciona el mundo, para descubrir un secreto que aún no se ha definido, y va analizando patrones para centrar su investigación. Un poco aburrido y reiterativo.

The Cleft de Doris Lessing (Harper Perennial). Mi primer Doris Lessing y no me gustó demasiado. Tras leerlo, indagué en Goodreads las reseñas de los lectores y vi que todos coincidían en que The Cleft no es el libro más representativo de la autora, por lo que al estilo respecta. Y que muchos lectores de Lessing prefieren otros libros antes. Lástima que empezara con éste, es el que encontré en la biblioteca.

Jardí vora el mar de Mercè Rodoreda (Club Editor Jove). Uno de mis favoritos de la autora catalana. El eterno libro desestimado de la autora. Es una novela explicada a través del punto de vista de un jardinero de una casa de ricos. Un punto de vista narrativo contemplativo de la vida, de un personaje humilde y enfocado a su tarea: la de ser jardinero.

The Heart Goes Last by Margaret Atwood (Nan A. Talese) Lo mismo que con Doris Lessing: es la primera vez que leo a Atwood y parece que la mayoría coincide en que no se mantiene fiel a su estilo. Este no ha sido el mejor mes para descubrir autores. No lo terminé.

Si te gustó la escuela, te encantará el trabajo de Irvine Welsh (Anagrama). No me apasionó como lectura de relatos. Y mira que le tenía ganas, porque Trainspotting es una película que me gusta mucho.

Ahora estoy leyendo a Quim Monzó y a Nina Berberova. Ambos, si los hubiera terminado de leer, se hubieran convertido en favoritos de este mes, junto a Dorothy Baker y Mercè Rodoreda.

¿Y tú, qué has leído tu en mayo?