Qué hacer cuando te sientes perdido

Qué hacer cuando te sientes perdido

Nada.

Queremos hacer más de lo que está en nuestras manos y, aunque tengamos las riendas y el control de nuestras vidas para tomar las decisiones adecuadas, no hace falta forzar las situaciones.

Hay épocas en las que parece que nunca hago nada en especial, sólo coquetear con perderme entre las calles, tocando el borde de lo desconocido que agudiza los sentidos. Sigo andando como si esperara que al final de la calle hubiera una pista para saber hacia dónde girar. Una pócima mágica que pudiera beber y me llevara a la siguiente situación ideal. Pero lo único que encuentro es un semáforo en rojo, un niño en bicicleta que aparece de una esquina a toda velocidad o mi tienda favorita cerrada, porque es domingo por la tarde, y ni me había dado cuenta.

Puedes perderte mental o físicamente. Para algunos, perderse es más bien un concepto de identidad. Para otros, es una necesidad irrefrenable, un fuerte deseo de ser alguien y de no ser nadie a la vez, de desprenderse de la idea que todos los demás tienen de ti. Y a veces no se trata de perderse sino de dejarse llevar y de seguir el propio instinto.

Durante este periodo de pérdida, seguramente hay un millón de consejos a seguir. Pero normalmente es una época en la que el mínimo esfuerzo requiere de máxima concentración y eso es algo que escasea en épocas de enorme desorientación. Así que, si sirve de algo, ya que has llegado hasta aquí–seguramente por procrastinación–quiero que te quedes con un par de ideas:

1. Todo pasa por algún motivo. 

Te llaman para una oferta de trabajo. Una relación termina. Has perdido las llaves de tu casa.

Segundos después de que estos eventos ocurran, quizás suceda alguna cosa a la que no le vas a dar la suficiente importancia porque tu mente está ofuscada con este evento principal que te ha pasado y del cual no has tenido el control completo.

Nada tiene significado a no ser que tú se lo atribuyas. Puedes escoger que signifique algo para ti, o bien puedes ignorarlo por completo. La clave está en celebrar los logros cuando lleguen, por mucho que las pérdidas tengan más peso que los logros.

2. El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es voluntario. 

Experimentar el dolor en el cuerpo evita que lo recrees en la mente. Deshazte de la figura de víctima y siente el dolor cuando llegue, para evitar recrearte posteriormente en él. Puede que sea una presión en el pecho o un dolor intenso. Si experimentas el dolor físico durante estos instantes, no se trasladará a tu mente.

Si no te sientes perdido, no estás yendo a ninguna parte. Deberías sentirte feliz de estar perdido, porque estás viviendo el presente y te estás planteando tu potencial. Si no te sientes perdido, es porque alguien más está tomando las decisiones en tu lugar. Los demás también deberían celebrarlo. Las personas que te aman, lo hacen por quien tú eres. No por las cosas que hagas.

Cuando te sientes perdido es cuando estás haciendo algo con tu vida. Cuando elegimos vivir nuestra propia vida, es cuando nos sentimos perdidos. Mientras, miro esta página web, que me tiene fascinada. No vivimos para siempre y cualquier día podemos convertirnos solamente en memoria.