#leyendo en febrero

Vemos mucho relato corto este mes. También empecé una gran cantidad de libros que dejé por la mitad. A ver si en marzo puedo terminarlos. Aquí la lista de febrero 2016:

Kill Marguerite and Other Stories de Megan Milks (Emergency Press). Una colección de 13 relatos con un formato muy experimental. Incluso hay relatos que están gamificados, por el hecho de avanzar a base de niveles y pantallas o finales alternativos. Aunque no lo he leído, me recuerda a un formato similar al de La Rayuela. Estoy esperando a decidirme si lo quiero leer en inglés o en español. Kill Marguerite es un libro sobre la fragilidad de la identidad personal, ya sea de carácter o sexual.

Yo quería ser Elena Solís por Elena Solís (Turpial). Relato autobiográfico de cómo una mujer descubre y crea su identidad. Elena narra la búsqueda de su propia esencia en contra de lo estereotipado. Escribe fragmentos de su vida de una forma breve, clara y directa. Sin embudos. Es un libro valiente, reclamando un poco el feminismo. Sin embargo, lo encontré muy flojo y poco elaborado, por todo el debate que podría haber generado a lo largo de los ensayos.

El último de la estirpe de Fleur Jaeggy (Tusquets). Relatos poéticos que tratan de capturar objetos, recuerdos o sensaciones efímeras. No me convenció del todo por falta de sucesos en los relatos. Pero no puedo negar que está bien escrito. Mis relatos favoritos: Soy el hermano de XX y La heredera.

leyendo febrero hombre sencillo andre baillon

Un hombre sencillo de André Baillon (Errata Naturae). Quizás es mi favorito del mes. André (1875-1932) perdió a sus padres y a su hermano antes de los seis años y quedó bajo la tutela de su tía, que era muy autoritaria. Tuvo una educación privilegiada pero a los 21 años, tras una ruptura amorosa, se echó a la mar. Más tarde renunció a su oficio, se hizo anarquista y fracasó en todos los oficios. A partir de los 40 años, sus relatos empezaron a publicarse pero su vida no mejoró. El libro trata de un hombre que quiere escribir, pero no puede: quiere llevar una vida tranquila, pero no puede. Y pasa su vida enfrentándose en esa lucha común de buscar su identidad y llevar una vida sencilla. El formato del relato son las conversaciones que mantiene el hombre sencillo con su médico del departamento psiquiátrico. Durante estas 5 conversaciones, el hombre sencillo, Jean Martin, le narra qué le ha llevado al internamiento. El autor retrata con astucia, sátira y elegancia uno de los temas más peliagudos, pero no menos recurrido, en narrativa: la salud mental.

Taking Care de Joy Williams (Vintage). Colección de relatos breves sobre escenas aparentemente cotidianas y sin importancia, como el divorcio, las vacaciones de verano en casa, los miedos de la infancia, etc., pero que Joy Williams sabe sacarle el jugo. Una delicia de libro.

mi planta naranja lima leyendo febrero mauro de vasconcelos

Mi planta de naranja lima de José Mauro de Vasconcelos (Libros del Asteroide). Un clásico de la literatura brasileña que me hizo llorar. Narra la infancia de un niño brasileño de 5 años, Zezé, que quiere ser poeta y tiene el corazón más bondadoso del mundo, aunque según los demás, él es un demonio. Y termina creyéndoselo. Crecer en una familia pobre no es fácil. Pero algunas amistades aportan felicidad a la vida de Zezé. Recomiendo este libro a cualquier tipo de lector.

Mare i Filla de Jenn Díaz (Ara Llibres). La primera novela de la autora escrita en catalán. Aunque ahora ya hay la versión española. A mí, personalmente, no me gustó demasiado. Está muy bien escrito, pero no me hizo sentir nada. No descarto leerme otras obras de la autora: Belfondo, Es un decir y Mujer sin hijo… Pero más adelante.

One of These Things Is Not Like the Others de Stephanie Johnson (Keyhole Press). Más y más relatos cortos. Flash fiction en estado puro. Relatos de 500 palabras con una riqueza tan espectacular, que te dejan con la sensación de que has conectado con la historia pese haber invertido sólo 30 segundos en leerla.

La nostra vida vertical de Yannick García (L’Altra Editorial). Relatos cortos que suceden por distintas ciudades del planeta y con personajes de muy distintos caracteres. El autor no tiene miedo a experimentar con el lenguaje y con los finales abiertos. Muy interesante para ver cómo evoluciona el relato corto en lengua catalana.

leyendo febrero 2016 kindle

Como balance de lectura de febrero, estoy contenta porque he vuelto a usar más el Kindle. Lo cual ayuda al espacio vital de mi piso, aunque no sea la misma experiencia que tener un libro físico. También he releído Cuando te envuelvan las llamas El gozo de escribir. Ha sido recientemente que empecé a releer libros de forma más frecuente: a partir del 2015. Y me gusta poder hacerlo, porque sólo así interiorizo de verdad aquellos que me han conmovido más. Y con suerte, entiendo un poco más el por qué.

Mis lecturas favoritas de este mes: Un hombre sencillo Mi planta de naranja lima.

¿Alguna recomendación para marzo?