La importancia de la escritura como blogger

forma de leer y escribir nurcosta

No es lo mismo escribir un Tweet o la descripción de una fotografía de Instagram, que escribir en una libreta algo que n0 va a ver la luz, que no tiene un feedback inmediato.

Lo mismo sucede al escribir en un blog, donde el proceso es: tienes ganas de escribir algo y lo compartes. Obtienes feedback inmediato o la gente lo ve y lo lee de forma inmediata. Y es curioso: cuanto más contenido escribo de forma pública, más siento la necesidad de escribir en mi libreta.

Por eso, cada vez que escribo un nuevo post y vacío todo el contenido de mi cabeza que he recogido a lo largo de los días y que generaban una emoción suficientemente fuerte como para escribirla, esas mismas palabras que tenían sentido, una vez las veo impresas, se desvanece toda la emoción previa y conforme voy viendo el resultado final, se apaga.

Lo mismo cuando hago un vídeo o un proyecto. Bien–pienso–ahora he hecho esto, ¿Por qué no me siento mejor? ¿Por qué no estoy riendo de alegría? ¿No debería funcionar así: compartir algo y ser feliz?

Y es cuando pongo en duda esto y empiezo a preocuparme. Empiezo a sentirme expuesta y desarrollo todo tipo de interpretaciones que la gente podría hacer: ¿Pensarán que va sobre ellos? ¿Pensarán que soy estúpida? ¿Arrogante? ¿Solitaria? ¿Aburrida?

Espero que no piensen que soy aburrida.

Y luego me esfuerzo más y me digo a mi misma que no importa. Las emociones que sentí durante el proceso de creación y escritura, esas son las que importan. Lo que comparto es un porcentaje reducido de todo lo que experimento. Y me doy cuenta de que lo que me hace más feliz, son aquellas cosas que guardo para mí y que decido no compartir. Pero para saber cuáles son, tengo que hacer este trabajo previo.

Todo esto hace me plantee cómo evoluciona el hecho de escribir desde que empecé el blog y empecé a compartir lo que escribo. Y como ya se sabe, todo proceso de escritura implica más cosas:

  • La forma en que leemos está cambiando. Leemos textos breves y rápidos. Los temas evolucionan. Y los formatos también: preferimos vídeos cortos o gifs que cuenten historias en 6 segundos. Me di cuenta con la poesía. El ritmo de lo que leemos es importante. Esto me recuerda a una amiga que toca el piano: siempre enfatiza la importancia del silencio entre las notas. Los espacios de silencio son tan importantes como la música en sí, el sonido que haces al tocar una tecla.
  • Las imágenes son importantes mientras leemosA la mente le gustan las imágenes y nos ayudan a mantener un foco de atención. Por eso los dibujos y las novelas gráficas para adultos están mucho más aceptadas ahora. Y ya sé lo que te estarás preguntando, ¿Qué es un adulto?
  • Nuestra manera de escribir también cambia. Leer breve también influencia la forma en la que escribimos. Escribimos emails y textos más breves. A veces, abusando de emojis. Escribimos en nuestros Smartphones. Escribí este post en mi teléfono. Y Twitter nos enseña cada día a ser precisos y aportar significado en poco contenido.

Expresar gratitud es una de las mejores formas de escribir historias. Tener en mente a un destinatario mientras escribimos, es de gran ayuda. Incluso si es un objeto inanimado o a la naturaleza, como a un árbol.

Ser blogger no tiene la misma credibilidad que ser un escritor o autor publicado. Pero lo bueno de esto, es que existe espacio para crear premios literarios para bloggers. En un futuro cercano. No sé qué nombre tendrán, porque la posibilidad de nombres es infinita: Blogger Lit Prize, BloggingWriter Prize, Wannabe Writer’s Prize… Seguro que a ti se te han ocurrido más.

Los bloggers pueden ser buenos escritores, no solamente de moda, gastronomía o decoración. Aunque hay algunos blogs de moda muy bien escritos. O incluso de amas de casa. Da igual la temática, los que se proponen escribir bien, lo consiguen. Mi temática favorita por ahora, son los blogs de homeschooling. Algo que empieza a tomar forma. Hay aún muchas cosas que empiezan a tomar forma. Dicen que todo está inventado, pero aún podemos cambiar muchas, muchas cosas.