El por qué de las cosas

el por que de las cosas nur costa

Bouman, de Underbrain Books, me hizo una entrevista el pasado viernes. Hizo preguntas interesantes, que iban más allá de la publicación del libro, lo cual agradezco. Y más que una entrevista, fue una agradable conversación. Y al despedirme de Bouman, me quedaron dos puntos interesantes en mente, de los que quise divagar un poco más.

En una entrevista nunca te da tiempo de comentar todo. Muchas veces me voy con sensación de “mierda, he hablado demasiado” o “mierda, he hablado muy poco”. No hay término medio.

La escritura es bella porque es reflexiva. Aunque a veces salga precipitada y agitada, con pensamientos incontrolables, o a veces te falten las palabras, siempre existe un periodo de reflexión. En la conversación, como en la música, no. Se comparte en el mismo instante en que se crea.

Por eso sentí que debía compartir aquí aquello que me olvidé de decir, o que quería añadir y matizar. Y como la escritura te permite parar el tiempo, ser más dueño, ahí va:

1. Por qué no gano dinero con mi blog. 

Es un hobby para mí. Yo escribo porque me gusta escribir. Aunque no me paguen por ello, seguiré escribiendo. ¡Si tuviera que recibir dinero por todas las cosas que me gusta hacer! A la mayoría de personas les gusta comer chocolate, tener sexo o dormir. Y no esperan recibir dinero a cambio.

No puedo crear un negocio cuando aún no tengo nada que aportar, nada que enseñar. Tampoco soy coach y no tengo planes de serlo. En ningún momento me convertí gurú de la marca personal por publicar el libro. Tenía curiosidad por el tema, y aun haber leído libros sobre ello, encontraba que faltaba algo importante sobre el concepto de marca personal. Quería saber cuál es el proceso que inicia la motivación a crear una propia marca. De qué sirve. Cómo se comunica, y en definitiva, cómo contribuye a alguien como persona.

Pero como todo, mi opinión ha ido desarrollándose. Y lo seguirá haciendo. Por esto tengo el blog, para ir actualizando el contenido dinámicamente, porque el de un libro, es estático. Quiero mejorar en la escritura, porque relajarse es lo peor que hay. La relajación prolongada de un estado, impide el progreso.

Del único modo que podría colaborar ahora con marcas es, si a cambio del uso gratuito del producto o servicio, y éste me gusta, escribo sobre ello en el blog. Pero no suele pasar muy frecuentemente: 1) porque no soy Malena Costa y 2) porque soy sincera con las cosas que no me gustan.

2. Cuándo voy a publicar mi segundo libro.

Cuando reencuentro personas que hace tiempo que no veo, o cuando varias personas me felicitaron por mi cumpleaños, esta era la pregunta más recurrente. Y mi respuesta siempre era la misma: no sé.

Cuando sienta curiosidad para resolver una nueva duda. Cuando crea que algo puede aportar suficiente valor, más allá del contenido que publico en el blog. Alguien que tiene muchas ideas necesita un blog, no un libro. El hecho de tener un libro publicado, no te convierte en experto del tema.

En mi caso, lo considero como herramienta para llegar a más personas, de compartir mis ideas. La cuestión es que la gente lea y se plantee preguntas nuevas. Y que llegue a éste blog a través del libro.

O simplemente porque de otro modo, no escribiría tanto. No diría demasiado. Y me gusta venir aquí y hablar con vosotros, porque sé que escucháis–aunque en los comentarios estáis muy callados. Y eso me hace seguir queriendo continuar. Dios sabe la de veces que he querido abandonar el blog, pero algo en mi intuición me dice que llegará a algo mayor.

Mientras, paciencia.