Guía fácil y efectiva para empezar tu blog

guia fácil y efectiva para empezar a bloggear en tu blog

Hay muchísima información sobre cómo empezar un blog a día de hoy. Y no hay nada más aburrido que bloggear sobre cómo bloggear. Por eso, quiero simplificarte rápidamente qué necesitas para empezar tu blog para que no lo demores más con tanta información existente, en Internet:

1. Ignora las palabras de moda. 

Todo lo relacionado con SEO, AdSense, etc. Si quieres relacionar más de dos keywords en el contenido de tu página web pero no estás seguro de que puedan competir juntas, asume que simplemente van a funcionar. Sigue escribiendo con regularidad incorporando estas palabras.

2. Elige un tema y no te preocupes si lo cambias a lo largo del tiempo.

Puedes escoger un tema del cual eres experto. O bien que mejore tu carrera profesional. O bien de tus intereses. Da igual: irá cambiando según la audiencia que tengas y sobre tus intereses. Escribe mucho para sentirte cómodo con la evolución de los que acabarás hablando.

3. No pierdas tiempo escogiendo software.

Como máximo piénsalo 2 segundos: si quieres un blog fácil, escoge Blogger. Si lo quieres más profesional (y un poco más complicado que blogger, pero tampoco mucho más) escoge WordPress. Si quieres pagar cada mes y tener lo mismo que Seth Godin, escoge TypePad. No importa cuál escojas. Si te arrepientes, ya lo arreglarás más tarde. Lo importante es que ahora empieces a escribir.

4. Publica con regularidad y escribe mucho.

Puedes modificar los posts antiguos más tarde: pero al principio sólo te leen tus padres. Y eso, si les comentas que tienes un blog, porque ¿de qué otro modo iban a descubrirlo? Si te obsesiona el perfeccionismo, ya arreglarás los posts antiguos. Por ahora, escribe y rompe la barrera de las 2 semanas.

Para ello, practica continuamente. Con el tiempo irás descubriendo todo aquello que te permite el software: añadir tags, poner imágenes, categorías e incluso links. Pero no te obsesiones con eso al principio. Concéntrate primero en practicar tu forma de escribir. Al principio te costará llegar a las 300 palabras. Luego te pasarás de 1.000 y aprenderás a ver que un post óptimo contiene entre 600 y 800 palabras.

5. No pienses en quién te va a leer. 

No te preocupes por la promoción de tu blog hasta que te acostumbres a unos hábitos de escribir y publicar. No puedo enfatizar más la importancia de que publiques con regularidad para que, a la larga, no te desmotives si no te comentan/escriben o no tienes visitas suficientes.

 

Les pasa a muchos bloggers que sólo publican un post por semana: se dan cuenta de que cada vez les cuesta más a sentarse y a escribir. Les da pereza. Y se cuestionan más el por qué empezaron a bloggear. A mí me ha pasado cuando he publicado con menos regularidad. Para coger carrerilla de nuevo, luego cuesta más.

Escribe y publica con regularidad para crear el hábito. Y sólo entonces, ya puedes empezar preocuparte de lo que antes he dicho que ignoraras.

Una vez cojas la carrerilla, encontrarás muchos temas de los que hablar. Incluso tendrás que censurarte de los temas que mejor no escribir. Aprenderás a ver cuándo es el momento adecuado de publicar: no sólo por temas técnicos de SEO y de conseguir más visitas en el momento óptimo. Sino porque si escribes sobre tu vida personal, habrá que esperar para hablar de algo.