22 cosas aprendidas en 23 años

22 COSAS APRENDIDAS EN 23 AÑOS

Ayer, 6 de noviembre, añadí una cosa más a mi lista. Un nuevo aprendizaje de este año. Empecé hace dos años, al cumplir los 21, cuando estaba en San Diego. Cuando cumplí los 22, añadí una cosa más en la lista, además de anunciar que auto-publicaba mi primer libro por Amazon, que más tarde, el 11 de mayo de este año, Profit Editorial lo publicaba en papel.

Cuando lo releo, no me identifico conmigo misma. O bien pienso qué energía tenía esa chica, o bien cuántas dudas tiene. Pero sobretodo es un ejercicio que me gusta hacer, porque me doy cuenta de las estupideces que puedo llegar a hacer ignorando mi propio consejo:

“Muchas veces lo que estás buscando está delante de tus narices.” — y aún así buscamos la aprobación de los demás antes de dárnosla nosotros mismos. Y aún así cogemos un vuelo para hallar la respuesta en un lugar distinto. ¿Para qué? De todos modos no nos gustará lo que oiremos.

“Las personas merecen una segunda oportunidad. Pero nunca una tercera.” — voy dando terceras oportunidades a todos, como corazones en Instagram. Y, ahora que también se puede, en Twitter. Un poco más de amor propio para solucionar este problema, por favor.

En el post del año pasado también compartí lo siguiente, “Voy experimentando con nuevas pasiones. Con la escritura, con el yoga y con la fotografía y el vídeo.” Está claro que soy mucho más que mis pasiones. Pero me alegra ver que no caducan, que siguen vivas y que me alimentan los días. Porque la pasión es como tener humor en la vida: se vive mejor.

Este año… qué difícil escoger sólo un aprendizaje nuevo. Qué limitación. Pero va bien resaltar uno, para identificar en qué hay que trabajar primero, o priorizar. El aprendizaje #22 de la lista es:

Las cosas llevan su tiempo. El estado de urgencia es mental. 

Así que, Núria del futuro, del pasado y sobretodo la del presente: bird by bird. Paso a paso. Mientras, que me regalen flores en mi cumpleaños, que me hacen sentir feliz y mujer. Nota mental para mí: regalar flores a otras mujeres y a los hombres también.