Apple Pie, pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa

Se ha terminado el mes de octubre y, como cada año, hemos pasado el Halloween en familia. No es que tengamos una tradición elaborada. Simplemente hacemos lo que nos apetece.

Este año ha coincidido en que mi padre ha aprendido a cocinar un postre que todos hemos probado ya (y que es apto para veganos) y sinceramente, le sale genial. Por eso el viernes nos dijo a mí y a mi hermana “el domingo haré mi apple pie” con ese acento inglés forzado que siempre pone. El mismo acento que reproduce de los ejercicios de Duolingo al repetir la voz de la aplicación, turn to the left.

Mientras mi hermana y mi madre hacían sus cosas, mi padre y yo nos apropiamos de la cocina. Era potencialmente peligroso, podríamos explotar en cualquier momento: los dos tenemos opiniones muy fuertes de cómo se deben hacer las cosas y por algún misterio nunca coinciden.

Pero bueno, así fue la cosa.

Los Apple roses son fáciles de cocinar, me dice. Él sacó la receta de aquí. Sí, mi padre lee blogs. No, yo tampoco lo sabía.

Primero sacamos todos los ingredientes: 2 manzanas rojas, canela, mermelada (de la fruta de tu elección, la nuestra era de melocotón) y pasta brisa, esa de pasteles, pero sin huevo. O con huevo, a tu elección. Y un limón.

Cogemos un bol y lo rellenamos de agua mineral. Exprimimos el limón y esa sera la base para “cocinar” los trozos de manzana en el microondas. Procedemos a trocear las manzanas: mi padre las corta por la mitad y les saca el corazón. Cuando va a cortarlas duda un momento y dice necesitaré un cuchillo más grande:

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa

Una vez troceamos las dos manzanas, metemos el bol de agua mineral, manzana y limón al microondas –unos 5 minutos a 800w o “al tope”:

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa nurcosta

La pasta que utilizamos para la base de los “pastelitos” se encuentra en cualquier supermercado.  Mi editor me censura la frase que escribí: ” la base es de hacendado”. Pero de todas formas la pongo porque en la foto se puede leer.

Hablando de la pasta, mi padre se dispone a amasarla pero antes le pone un poco de harina por encima:

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa nur cosa

Al amasar la masa, me doy cuenta de que él es gigante y la cocina es de la medida perfecta sólo para mi madre. Mientras en este entorno ella se siente cómoda, mi padre tiene algunas dificultades. Aún así, se dedica a ello sin pedir ayuda. Se ve un poco cómico porque se le reduce la visión desde el punto donde está. Pero el procede sin vergüenza y le robo esta foto:

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa nurcosta blogging

Yo no hacía solo fotos y le animaba. También le ayudaba, era su pinche. Aunque la jerarquía no quedaba clara. Yo quería mandar también. Le pedí que se apartara y me ofrecí a ayudarle a amasar antes de que se golpeara la cabeza con el armario. Al cortar en tiras la masa para proceder con las tartas, alguna tira se partió por la mitad. Ahí es cuando empezamos a elevar el tono de voz. A gritar.

No había comunicación porque ninguno de los dos escuchaba. Sólo discutíamos y no dábamos ningún paso para solucionarlo.

Finalmente nos entendimos cuando volví a mi rol de pinche y le dejé hacer. Sacamos las manzanas del microondas y esparcimos la mermelada en la mitad superior de la masa, donde también pondríamos las manzanas. Y luego, la maniobra técnicamente más difícil, cubrir con la pasta la otra cara de la manzana y enrollar:

blogging Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa

Aquí es cuando utilizas la canela, antes de enrollar:

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa nur blogging costa

Y ya tenemos la primera. Parece una rosa de verdad.

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa 2

Y repetir el proceso hasta tener 6 o las que desees hacer.

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa nur costa

Nuestra bandeja sólo es de 6, y esta es la cara de satisfacción de mi padre:

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada nurcosta padre cocina

Sí, lleva dos gafas.

Luego lo pusimos al horno (35-40minutos a 185- 190 grados) y una vez enfriado, un poco de azúcar glas espolvoreado por encima. Para terminar, mi padre se desempolvó el azúcar glas que le debió caer por todo el pantalón. Cogió un trapo y se limpió:

Apple Pie, Pastel de manzana, o la castañada en nuestra casa nurcosta 3

Mientras las apple roses estaban en el horno y todo se silenció de nuevo, pensé en que es la primera vez que mi padre y yo cocinamos un postre juntos. De hecho, es la primera vez que veo a mi padre cocinando un postre.

Por evidentes razones, entiendo que nunca hayamos adquirido el hábito de cocinar juntos. Inserte aquí eufemismo de elevar el tono de voz. Pero con calma y paciencia, nos hemos dado cuenta que trabajar juntos no es el fin del mundo. Y que probablemente la próxima vez cometeremos errores distintos, tratando de evitar los que hicimos.

Y a parte de que cocinar para los demás genera una calmada satisfacción, el producto final no es tan importante. Por eso no pongo foto de cómo quedaron –no se quemaron, lo juro. Porque no se trata de alardear. Se trata de entender el proceso y de aprender. Porque los pastelitos son efímeros. Unos más que otros, dependiendo de si se los come mi madre, que es muy veloz.

Y viendo las fotos me alegro de haberlas tomado. Porque para ser la primera vez que cocinamos juntos, nos fue bastante bien.