¿Por qué nos contradecimos?

¿Por qué nos contradecimos?

La contradicción es la afirmación y negación que se oponen una a otra y recíprocamente se destruyen, mediante dos o más preposiciones, pensamientos, que complican la capacidad de discernir qué es verdad o mentira.

La hipocresía es la acción mientras que la contradicción es el pensamiento. Esto significa que contradecirse es continuamente tener pensamientos contrarios.

Puede que hoy le digas a tu amigo “Me gusta esta película”. Pero al día siguiente, hablas con alguien distinto y os ponéis de acuerdo que ambos odiáis esa película.

O un día te convences de que debes dar un giro a tu vida, cambiar de trabajo o de pareja y al día siguiente se te pasan las ganas. Has cambiado de nuevo de idea.

O colgar una foto en Instagram y segundos más tardes pensar “Oh, mierda. No debería haber colgado esto” y borrarlo inmediatamente.

¿Por qué sucede? Sucede cada vez que hay incompatibilidad de dos o más pensamientos que suelen ser el origen del sobre-análisis. Pensar repetitivamente demasiado sobre una idea, una posibilidad o una decisión que tomar, y terminar con distintas conclusiones –de las cuales todas, por algún motivo, parecen completamente lógicas.

En el Eneagrama, el número 6 es con diferencia, el tipo que más se contradice.

Según los tipos de Myers-Briggs, los que mejor perciben las contradicciones son las personalidades que poseen una P en el acrónimo de 4 letras (INTP, ISTP, INFP, ISFP, ENTP, ESTP, ENFP y ESFP).

Concretamente, los INTPs son hábiles en iNtuir contradicciones verbales, ya que la Percepción que genera su pensamiento (Thinking) Introvertido, está continuamente evaluando las palabras de los demás. En consecuencia, cuando un INTP descubre contradicciones verbales, se sentirá impulsado a eliminarlas de su entorno.

Los INTPs poseen esta magnífica precisión en el pensamiento y el lenguaje, por encima de los demás tipos. A los INFPs les gusta pensar que son INTPs porque sus sentimientos eclipsan sus pensamientos. Ya que, para los INTPs, la lógica es todo lo que importa: la razón por encima del corazón.

Por lo tanto, si te contradices mucho, es bueno tener amigos INTPs para pararte un poco los pies.

En definitiva, porque me interesa el comportamiento humano y porque me gusta hacerme preguntas (y más preguntas), he resumido en breves respuestas el resultado de esta investigación sobre la contradicción:

  • ¿Interfiere esto en tu carrera profesional? Sí, por supuesto. Contradecirse constantemente y por todo Internet algún impacto debe tener.
  • ¿Hay personas que se contradicen más que otras? En Myers-Briggs, los IFPs (ISFPs, INFPs), ISJs (ISFJs, ISTJs) y los STPs (ESTPs, ISTPs). Que curiosamente, tienen una alta correlación con el tipo 6 del Eneagrama.
  • ¿Te hace retroceder en tu vida personal? Absolutamente. Sobretodo saboteando tu propia felicidad. La gracia está en saber hasta cuándo reflexionar sobre algo. Y luego, dejar ir el pensamiento.
  • ¿Es una desventaja mostrar tus contradicciones en público? Está bien hablarlas. Pero trata de canalizarlas hacia un INTP.
  • ¿Qué tiene de bueno contradecirse? Te da tiempo a evaluar lo que realmente quieres por ahora. En tu presente. Porque el futuro no existe y el pasado ya lo viviste. Intenta que las opiniones de los demás no formen parte de tus creencias: utilízalo, en cambio, como una forma de empatía para conectar con los demás. De este modo, puedes transformarlo en positivo.

 

Do I contradict myself? Very well, then I contradict myself. I am large, I contain multitudes. – W. Whitman

¿Me contradigo? Muy bien, entonces que así sea. Soy grande, contengo multitudes. 

 

Fotografía de James Maher