Consejo Blogger: escribir sobre un tema viral

Consejo Blogger: escribir sobre un tema viral

Uno de los métodos que aparentemente resulta infalible para generar contenidos virales en un blog, es hablar sobre un tema polémico. Que cree controversia.

Por ejemplo, el debate del papel de wáter: ¿Cuál es la razón psiciológica tras colocarlo de un modo u otro? ¿Qué forma es la correcta, si es que la hay? ¿Transmite algo colocarlo de un modo u otro? Y la mejor de todas: ¿Ha terminado el debate? ¿Seguro?

Este tema de discusión siempre ha sido un éxito. Incluso estaba antes del boom de Internet –como casi todo– en el año 1986. Y tiene su propia página en Wikipedia: es asunto serio.

¿Por qué funcionan tan bien este tipo de discusiones?

1. Los temas polémicos son más interesantes. 

Hablar de la orientación del papel de WC es trascendental. No te afecta personalmente a nivel social. Pero la gente puede tener fuertes argumentos al respecto para compartir con los demás. Nadie se sentirá herido, por eso participamos más.

Otro ejemplo, es el del vestido azul y negro. O blanco y dorado. A nadie le importa realmente saber de qué color es el vestido: podrán seguir con su vida normal. Pero, sin embargo, genera curiosidad: este espacio de información desconocido que debes rellenar de algún modo. Por eso los cotilleos son tan adictivos.

Son temas de los cuales la gente encuentra interesantes para hablar. Nos hace ver bien: hablar de cosas interesantes, en lugar de aburridas, nos permite establecer mayores conexiones con más gente. Pasa lo mismo con las posesiones materiales: el coche que conducimos, la ropa que vestimos, los complementos que llevamos… todo habla por nosotros. Influye en cómo los otros nos perciben.

Por esto, todos estamos en este círculo vicioso de ver las notícias, leer diarios y comentarlas día a día: a la vida real y en las redes sociales. ¿Qué pasa cuando alguien se sale de este círculo de información? Se convierte en menos interesante. A menos que cree su propia realidad y se la cuente a los demás. Como crear tu propio Game of Thrones o Harry Potter… y entonces, esta información se vuelve interesante.

2. Los temas polémicos son incómodos.

A la hora de discutir, si se pone muy intensa la conversación, llega a ponerse incómoda. Y como tendencia general, queremos gustar a los demás (siempre hay excepciones). Por lo que evitamos confrontación.

Queremos formar parte del grupo, ser aceptadas y que los demás piensen bien de nosotros. Las personas evitan discutir sobre cosas demasiado polémicas que pueda llevar a situaciones incómodas y confrontaciones. La polémica incrementa la probabilidad de discusión que, a partir de un nivel concreto, disminuye la probabilidad de empezar esa discusión.

Hay gente que consigue hablar de temas más polémicos porque les gusta la confrontación. Todo depende de su personalidad. Por ejemplo, en Myers Briggs, la mayoría de F’s odian la confrontación. Los ENTJs, por ejemplo, aman la confrontación.

Penelope Trunk es ENTJ. Se la conoce por afrontar conflictos de modo ingenioso. El último post polémico que escribió fue cuando identificó la causa de muerte de Dave Goldberg como suicidio.

La mayoría de periodistas siguen este método: escribir títulos que creen polémica. Y remarcar aquél aspecto que creará cotilleo. Porque de este modo, captan la atención del lector. En Artesfera de RNE, la entrevistadora me preguntó por qué había estudiado ADE si realmente quería ser escritora.

Si encuentras algo que te gusta hacer pero no da dinero es un hobby. Si encuentras algo que te gusta hacer y da dinero es una carrera profesional.

Afrontar incomodidades formará parte de tu vida quieras o no. Hablar de ellas o no, es decisión de cada uno. Mientras, podemos seguir hablando del papel de WC.