Escribir con brevedad atrae mayor atención

Escribir con brevedad atrae mayor atención

Me encanta leer novelas. Y a veces, si son buenas, cuanto más extensas, mejor: no quiero que terminen nunca.

Pero recientemente he leído más poesía. O prosa poética, que tiende a ser más concisa.

Y me he dado cuenta del poder de la brevedad. La importancia de comunicar ideas claras y concisas: sólo así la gente escucha. Se relaciona más la poesía a la década de los 20 porque en teoría, es la edad más agitada: inquietudes, experimentación, comportamiento salvaje.

Se dice en el terreno Online o del blogging, que un post debe tener más de 1.000 palabras: pero no estoy de acuerdo. Muy difícilmente alguien lee un post entero. A mí me sucede incluso con uno de mis bloggers favoritos, James Altucher. Voy a mirar directamente los últimos párrafos del post que acaba de colgar, porque sé que allí es donde pone la conclusión y la parte importante. Si me parece interesante donde ha llegado, quizá reviso los puntos y me leo algunos. Incluso en Quora se preguntan por qué escribe posts tan largos.

En general, es un porcentaje muy bajo el de los lectores que leen un post palabra por palabra.

Yo sólo lo hago con los libros. En parte porque tienen una historia y por otra, porque la prosa está narrada con gusto: con lo que no importa si la historia es muy llana. Vale la pena leerlo por cómo está escrito. A no ser que esté lleno de clichés. Como que un jefe de empresa se enamora de la becaria e intenta conquistarla: aburrido. No pasa.

Con la poesía, los sentimientos están a flor de piel. La intensidad del mensaje se comunica con 3 palabras por línea en promedio, ¿Cuán magnífico es esto? A todo el mundo debería gustarle tener este poder de comunicación y de emoción.

El Storytelling siempre ha estado de moda. Ahora se le dice así, para ponerle nombre. Pero es bien sencillo:

El truco está en captar la atención con una historia breve. No nos interesan los detalles innecesarios: nos distraen y nos alejan de mantener la atención. Piensa en el arma de Chekhov. No menciones el arma si no hay nada relevante entorno a ella: si no vas a dispararla, quítala de tu historia.

Si los presidentes –o cualquier líder de masas u opinión– hablaran menos, tendrían más adeptos.

Y si pudieran expresarse en 270 palabras, tendrían mejores titulares en el periódico.

 

Uno de los poemas de Coeur de Lion, el libro de la fotografía principal, dice lo siguiente:

“The words on a page

In an open book

Looked stupid to 

Me when I was little

Unless I was right up close

To them. They looked

Weak; barely

There.

It made me nervous

That in order

to have power

I had to be close.

I had to be close.”