7 pasos para conseguir un mentor

7 pasos para conseguir un mentor

Recibo emails de vosotros y la gran mayoría los respondo. A veces recibo preguntas interesantes. Pocas veces, preguntas tan brillantes que hacen que quiera llamar a esa persona. Y la mayoría pide consejo, o está claramente en dolor. Y entonces debo responderles, porque para compartir algo así conmigo, requiere coraje.

No sólo recibo muy buenas preguntas, si no que, a menudo, también debo hacerlas yo.

Mi consejo para escoger un mentor: entrevista unos cuantos, porque cada mentor tendrá un enfoque distinto de cómo desarrollar tu carrera profesional. No todos serán útiles para ti, con tu forma de ser y tus objetivos.

Puedes preguntarle qué se les da bien, cuál es su experiencia y su mejor activo. Si no te han respondido bien a esta pregunta, no les pidas que sean tu mentor.

“Los ejecutivos que han tenido mentores han ganado más dinero a una edad más temprana” escribe Gerard Roche, presidente senior de la empresa Heidrick & Struggles. Además, no todo se trata de dinero. A esta afirmación, le añade “aquellos que tienen un mentor son más felices con su carrera profesional y obtienen más placer de su trabajo”.

Con referentes, se obtiene un mayor grado de autoconocimiento. Esto lo explico en el libro Emprender tu Marca PersonalAmbas partes se benefician: el mentor y el aprendiz a través de una relación de mutuo aprendizaje.

Seguidamente, te recomiendo una serie de puntos que te ayudarán a encontrar tu siguiente mentor (o siguientes):

1. Haz preguntas específicas. Abona el terreno para encontrar el mentor adecuado. Y quizás, según la pregunta que hagas, obtengas una respuesta más positiva de la que esperabas.

2. No te quedes solo con uno. Busca un conjunto de mentores que tengan distintas experiencias y conocimientos, para que tú tengas un amplio abanico de aprendizajes. Diversifica tu riesgo: si te quedas sin mentor es peor para tu carrera profesional. Trata de tener unos pocos a la vez.

3. Busca a alguien unos 5 años mayor. Serán personas que recordarán por lo que estás pasando (dudas, temores, limitaciones) por lo que el consejo que te darán será más táctico y práctico.

Los jóvenes somos más atentos a las redes sociales, por lo que respondemos rápidamente por Twitter, email o Facebook. Estas herramientas permiten una mejor relación de tutoría a tiempo real.

Por otro lado, gente más experimentada también cumple con las premisas que anunciaba.

4. Márcate tus objetivos antes de buscar a un mentor. Sin una dirección clara terminarás con un mentor equivocado.

¿Qué quieres aprender de él/ella?

¿Con qué área de tu carrera profesional te podrá ayudar?

Pero ten claro que no te rescatará de tu carrera profesional. Te dará direcciones: no trabajo.

5. Haz bien tu trabajo. Porque el mentor probablemente se querrá quedar con el más crack. Si trabajas mejor que el resto, de los que hacen lo mismo (o algo similar) a lo que tú haces, el mentor te elegirá a ti. Demuéstrale que vales y que vas en serio. De este modo te dedicará más tiempo y podrás brillar más.

6. Construye una relación más allá del trabajo. No somos robots, y más allá del trabajo y de nuestra pasión, tenemos vida personal. En el mundo laboral y en según qué empresas (más de las que debería haber) se descuida este ámbito. Por eso, luego surgen bestsellers como el de Ferrazzi, Never Eat Alone (And Other Secrets to Success, One Relationship at a Time).

Puedes tener a un muy buen mentor en temas técnicos. Pero si tienes una crisis personal, serán los que están más involucrados en tu vida personal los que mejor podrán aconsejarte en tu vida laboral. Necesitas alguien que invierta emocionalmente en ti. Mantén el contacto de tus mentores, porque un mentor es el que estará contigo un período largo en tu carrera profesional.

7. Escucha mucho. Y toma nota. Si hablas más tu que el mentor, búscate un psicólogo. El mentor no va a escuchar tus problemas. Te hablará de su experiencia. Y responderá tus preguntas específicas.

Fotografía principal hecha por @guileem