La casa en llamas: ¿qué me llevaría?

La casa en llamas: ¿qué me llevaría?

Inspirada por este post de Brain Pickings (uno de los blogs que sigo constantemente) he querido unirme a esta causa.

Me parece estéticamente precioso ordenar objetos que apreciamos en una sola imagen. Tengo curiosidad para hacer el experimento. Y porque si mi casa se quema algún día, poder tener claro lo que me llevaría. Allá voy:

  • Portátil. Con su respectivo cargador, obviamente. El Mac es como una extensión de mi cuerpo, por esto sería lo primero que me llevaría.
  • Móvil. También otra extensión de mi cuerpo. Con su respectivo cargador.
  • Libros. Lo que me sorprende es que he podido escoger rápida y fácilmente los libros que me llevaría. Son mi bien más preciado, aunque lamentablemente, ocupan más espacio. Tengo dos estanterías llenas de libros (contando sólo las de  Barcelona). Pero he escogido estos 9 entre los más de 150. Supongo que el criterio de decisión fue escoger esos libros que son difíciles de encontrar en librerías. La mayoría están comprados a través de Amazon y me costaron un poco más de lo normal. Pero principalmente, porque son libros que han marcado mi forma de ver el mundo y mi opinión como escritora. Y por eso revisito algunos pasajes de vez en cuando, para refrescar la emoción vivida en el momento de leerlos.

La casa en llamas qué me llevaría libros

…Or Not to Be: A Collection of Suicide Notes de Marc Etkind

The Pleasure of the Text de Roland Barthes

Gozo de escribir de Natalie Goldberg

Bird by Bird: Some Instructions on Writing and Life de Anne Lamott

Making Scenes de Adrienne Eisen

Girl, Interrupted de Susanna Kaysen

Diving Into The Wreck: Poems 1971-1972 de Adrienne Rich

Just Kids de Patti Smith

Something Permanent de Evans & Rylant

  • Kindle. Para leer más libros. Curiosa como soy, querré estar a la última y leer el tercer tomo de Karl Ove Knausgaard. Bueno, tendré que empezar por el primero, que aún no he leído nada de él.
  • Pasaporte. Para fugarme del país cuando quiera.
  • Disco duro x2. Mi salud mental depende de ellos. Todos los vídeos. Escritos. Tesoros. Todo está ahí. A parte de lo que hay en el Mac.
  • Libretas / diarios-nunca-terminados. Me llevaría sólo el actual. Porque el resto ya está pasado en formato digital, pero los guardo por la nostalgia. Si se perdiesen, no me importaría. Pero este último, aún está sin procesar.
  • Cámara (las fotos del post están hechas con ella, por esto no sale en la imagen). Pero imaginaos que hay una Canon 600D ahí.
  • Post-its. De nuevo, no salen en la imagen. Están pegados en la pared. Porque son mi vida y mi proceso de pensamiento. No puedo abandonarlos atrás. Pero no los he quitado para hacer la foto, porque son de estos baratos que si los desenganchas demasiadas veces -es decir, una vez- ya no funcionan más. Hay que mantener su uso. Gracias por la comprensión.

Las gafas me las llevaría puestas. Por eso no las cuento. Y la ropa que llevase en el momento. Pero no me llevaría nada en especial. Soy muy poco materialista en tema de moda.

Me sorprende no haber seleccionado la esterilla de yoga.

Y tú, ¿qué te llevarías si tu casa estuviera en llamas?