¿Por qué escribir un blog? Beneficios de tener tu propio blog

¿Por qué escribir un blog? Beneficios de tener tu propio blog

No tiene sentido escribir un blog.

Desde el punto de vista de una persona, tener un blog requiere demasiado esfuerzo y tiempo. Incluso no tiene sentido para una empresa. Nunca vas a ganar dinero de esta forma. Yo misma, no saco ni un duro de todo esto.

La competencia es enorme y dura. Hay miles de blogs que hablan sobre lo que tú vayas a escribir. Probablemente encontrarás 100 posts sobre marca personal. O incluso 100 libros que también hablen de marca personal. Entonces, ¿para qué escribo?

Lleva años y años a crear una comunidad de lectores. Y no paga facturas (lo cual es un tema importante desde el punto de vista de los padres).

Bloggear no es un trabajo serio.

Todo lo contrario. Te abduce y te deja sin tiempo para trabajar de verdad, como dirían todos los padres.

Éstas son simplemente unas cuantas de las excusas para empezar un blog. Y muchas veces recomiendo a todo el mundo que tenga un blog. Incluso lo he escrito en mi libro.

Pero ahora te voy a convencer de que no debes abrir tu propio blog. Ni como persona ni como empresa.

Tendrás que invertir muchas horas semanales. En épocas intensivas, incluso 3 horas diarias. Y lo más probable es que en esos dos primeros años no consigas ni un céntimo a cambio. Yo ya llevo más de 15 meses con el blog. Por otro lado, Penelope Trunk invierte 7 horas al día para escribir un post que sea digno de publicar. Sí, ella gana dinero. Pero lleva más de 10 años blogueando.

Hay que tener mucha constancia y consistencia a la hora de escribir antes de que alguien descubra tu blog. Y antes de que tu escritura sea buena. Al principio, vas a dar pena.

¿Por qué hay tanta gente con blogs?

Parece que todo el mundo tenga un blog. Mi madre no, porque estas cosas a ella no le van, pero sí la madre de Moderna de Pueblo. Todos estamos buscando nuestros minutos de fama. O atención. Excepto la gente de negocios, que tiene trabajos reales que ocupar.

Mis compañeros de trabajo e incluso los compañeros de clase no tienen tiempo para leer mis posts. “No los leo todos, la verdad” se sinceran. Y me parece bien. Pero sería diferente si me dijeran “no escribas tanto. Nadie lo lee de todas formas.”

¿Por qué escribo un blog?

A parte del hecho de que me encanta escribir y no puedo remediarlo, hay una infinidad de beneficios que bloguear ofrece, más allá del dinero. Como escribió Jose Luís Sampedro en La sonrisa etrusca “el oro no vale nada.” Estos son los ROIs (Return of Investments) de tener un blog:

  • Desde que he empezado a escribir, he llegado a más de 85.000 personas comparadas con las cero que hubiera alcanzado si no hubiera empezado este blog.
  • Cada persona que me ha leído, ha visto una parte de mí. Me conoce un poco más. Y tiene una idea de cómo sería mi CV.
  • He mejorado mi capacidad de análisis y comunicación. Algunos me tratan de escritora o artista.
  • El blog me ha conectado con gente profesional que quieren que trabaje para ellos. Estas oportunidades laborales se reducirían a cero si nurcosta.com no existiera.
  • He conectado con gente muy inspiradora y brillante. Gente que me ha ayudado.
  • He recibido emails de lectores de la otra punta del mundo emocionadas por algo que he escrito. Lectores que me escriben para compartir sus historias. Y eso no tiene precio.

Estas son sólo unos pocos ROIs de tener un blog. Aquí tienes más.

Lo que ves, al leer un blog, es solamente un 10% del trabajo total. No tengo un link para justificar esta cifra. Tengo intuición.

Tu activo más importante.

Para mí, un blog será tu activo más importante. A nivel personal o corporativo. Y eso sólo si no has escrito algún libro ya. Es una de las primeras cosas que deberías empezar si quieres iniciar algún proyecto. Porque de este modo, sola y únicamente, es como vas a crear audiencia y ganar confianza con los que serán tus clientes o lectores.

Tú confías en mí, sino, no invertirías tu preciado tiempo leyendo lo que escribo. Deberías haberte ido a leer El País donde seguramente también escriben sobre marca personal. Y sí, lo hacen. ¿Ves? yo no salgo en el artículo. Porque no soy ninguna gurú. Soy una estudiante, y siempre lo seré.

Pero por algún motivo prefieres leer este post a un artículo de El País. Y así, por la patilla, me acabo de comparar a un periódico nacional.

No hay un camino rápido.

Quizás pensarás “yo lo que quiero es forrarme. Y rápido.” Bien, pues con un blog no lo conseguirás. Con una página web llena de anuncios, quizás ganas algo de dinero.

O puedes crear una nueva red social.

Pero no con un blog.

Porque si llenas de publicidad tu blog, la mayoría de los lectores desconfiarán de ti.

Si lo que buscas, entonces, es hacerte rico, no crees un blog. Y si empiezas uno, por favor, abandónalo cuanto antes. Si lo empiezas a nivel corporativo, abandónalo también si no te da resultados inmediatos. Y punto.

No empieces un blog. Eso querrá decir que mis lectores leerán menos este blog. Y yo dependo de vosotros, de los lectores. No escribas un blog.

Y así las oportunidades sólo vendrán a mi.

Pero si lo que te importan son las personas y las relaciones a largo plazo, continúa con tu blog. Si quieres llegar lejos, un blog será tu activo más importante.