No recomiendes a nadie que sea modesto

No recomiendes a nadie que sea modesto

"El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia" - Viktor Frankl

La autoestima es un conjunto de percepciones, de pensamientos y sentimientos dirigidas hacia nosotros mismos. Sobre nuestra manera de ser y de comportarnos. Ya sea en rasgos físicos o psicológicos. En resumen, es la percepción evaluativa de uno mismo.

Con este post, pretendo defender la necesidad de tener una autoestima elevada. Porque lejos de ser algo malo, algo con lo que las personas que te rodean vayan a señalarte como malo, te ayudará a tener éxito en tu trabajo. Y si eres emprendedor, en tu empresa.

Por eso, si te aconsejan que seas modesto, no hagas demasiado caso. Ahora te cuento por qué:

 

1. Humildad y modestia no son lo mismo.

En el ámbito religioso, se insta a hombres y a mujeres el ejercicio de la modestia por el cual se minimiza nuestra gloria y se maximiza la de Dios se maximiza. Cuando nosotros queremos ser el centro en vez de Dios, se muestra la altura de la inmodestia. Es más, se confunde la modestia como algo físico.

Las mujeres siguen siendo asociadas con sus cuerpos en formas que los hombres no lo son. Y, como resultado de esta asociación única, las identidades de las mujeres están ligadas únicamente a sus cuerpos mientras que las identidades de los hombres no lo son.

Proclamar que la “modestia es sexy” no es la solución que necesitamos. Porque esto va dirigido solamente a mujeres. Y eso, a largo plazo, afecta a toda una generación de mujeres que no participan en clase, porque tienen vergüenza.

Afecta a toda una generación de mujeres que no se les reconoce por sus méritos propios, porque normalmente atribuyen su éxito a un entorno favorable. Mientras los hombres atribuyen su éxito a su esfuerzo e inteligencia personal. ¿Ves?

La modestia no ayuda a las mujeres.

Antes que modestia, yo recomendaría tener humildad. No hay que infravalorarse.

 

2. Nadie quiere contratar a alguien inseguro.

Piénsalo ¿Qué empresa quiere contratar a alguien que duda de sí mismo?

En la medida en que creemos en nosotros mismos, ponemos más energía positiva y perseverancia ante los retos y desafíos del entorno. Esto implica obtener éxito en mayor medida, lo cual refuerza de nuevo nuestra autoestima, cerrándose así un círculo positivo de autoestima y energía para afrontar los cambios.

Resultando de este círculo virtuoso y potente, seremos mejores profesionales y disfrutaremos más con lo que hacemos. Y autoestima alta significa tener un mayor compromiso en la organización en la que estemos trabajando.

Sí, la humildad es una gran característica para los líderes. Por esto insisto en que no debe confundirse humildad con modestia. Hay que tener modestia, pero en la justa cantidad. No podemos infravalorarnos con quien somos. Con lo que sabemos hacer.

Tenemos que vendernos, porque así es como se va construyendo nuestra marca personal. Con humildad pero con autoestima y seguridad.

Haciendo referencia al Myers Briggs test (no podía evitar comentarlo en este post) la mayoría de mujeres obtienen una F en su acrónimo de personalidad. Esto significa que se preocupan más por los sentimientos que por las ideas. Es decir, la mayoría de mujeres no les importa no tener razón, no tener la verdad. Porque quieren ser queridas.

 

3. El trabajo, es mejor en equipo.

Las responsabilidades son diversas en un equipo. Los líderes deben aceptar humildemente que sus perspectivas necesitan ser ampliadas por otros. Otra vez: humildad. No modestia.

Empecé a escribir este post con ciertas dudas. Porque llevaba una semana (como podrás haber visto en mi último post) sin tener ideas para escribir. Y a falta de ideas, un amigo me dio ésta.

Porque en recientes conversaciones, no dejaba de infravalorarme. Y me reñía (del mismo modo que Ame hizo en este comentario) diciéndome que debería dejar de hacer esto. Que tenía un blog y escribía. Y si lo hacía era por algo. Y que ya de paso, mientras mejoraba mi autoestima, podría escribir un post sobre la modestia.

Pero adivina qué. No quería usar su idea. Pensé: no voy a robarle la idea. No voy a aprovecharme de su humildad. Es más, es mi blog, y yo misma debería conseguir los temas de los cuales escribo.

Error…

Porque todo es un trabajo en equipo. Y no hay que entrometer el orgullo de por medio. Porque dos mentes son más productivas que una. Sin olvidar las habilidades importantes que cada una tiene de forma independiente.

Y porque así es como se fundan las empresas. Con personas trabajando en equipo.

Fotografía hecha por Ingrid Ribas.