La paradoja de los Negocios y la Sociedad

La paradoja de los Negocios y la Sociedad

He terminado el primer semestre del Máster de Marketing. Han sido unas últimas semanas intensas y por esto no he publicado posts tan frecuentemente y no he subido vídeos a Youtube. Y me sabe mal… porque ahora mismo lo considero como mi prioridad: mi mayor motivación intrínseca. Pero está bien. A veces, en situaciones como éstas, hay que aprender a aflojar: a no forzar las cosas por el hecho de satisfacer a los demás o por satisfacer a uno mismo.

Es duro, porque si por mi fuera, me pasaría el día escribiendo. Pero en la vida hay obligaciones, y hay que cumplirlas.

Y tampoco es que me lo haya pasado mal estas dos últimas semanas. Me lo he pasado bomba. Con un poquito de estrés, sí. Pero con un equipo genial. Y eso, sólo hizo mejorar las cosas.

Una de las asignaturas que cursamos es Business in Society. Es decir, los negocios en la sociedad. Y particularmente, analizábamos el impacto social que tiene el uso del marketing por parte de las empresas. Vamos, ética y filosofía. A mi me ha encantado.

Porque, no sólo ves los debates que plantea la gente sin cesar, si no que hay los que se impacientan y categóricamente intervienen con un ¿Pero no hay una solución única a todo esto? ¿No hay una definición que se pueda seguir? Y eso es lo asombroso. Porque no la hay.

Podemos estar hablando de ética en las empresas años y años. Y nunca encontraríamos una única verdad. Porque no existen como verdades en sí.

Además de la participación en clase, debemos escribir una reflexión final sobre el curso. Qué nos ha aportado en nuestra perspectiva de futuro, qué conceptos nos han llamado la atención, etc.

Hay una pregunta en particular que dice: En caso de que tú -o algún otro profesional- deseara integrar estos métodos a la práctica de Dirección de Marketing, ¿cuáles son las principales dificultades que podrías encontrar?

Ante todo, agradezco a los profesores haber incluido el comentario entre brackets de “o algún otro profesional”. Porque honestamente, no toda la gente hace negocios con finalidad de añadir valor al planeta o ayudar a la sociedad, seamos sinceros. Y les agradezco por eso, porque quizá la gente se preguntará ¿Soy yo uno de ellos? ¿Quiero contribuir a causas sociales? Quizás. Y de esta forma sutil, cada estudiante realiza un chequeo mental para saber si él es uno de ellos.

Mi respuesta, que a lo largo de los años seguro que cambia, ni que sea por pequeños detalles, fue esta:

“Creo que la principal dificultad en Marketing Social está en el tamaño de la empresa. No sé hasta qué punto una empresa puede mantenerse fiel a sus valores -de un modo que estén alineados con TODAS y cada una de las personas que trabajan-. Ignoro si hay un límite de personas en las que una compañía quiere aportar valor a la sociedad (no al mercado bursátil). No sé si hay un número límite de trabajadores en el que, una vez entre otro en la empresa, la misión y cultura de ésta se quiebra y empieza a perder valor social.”

Mi padre me dice que es normal: a grandes empresas, gran complejidad. Pero no hay límite. La alineación de los profesionales se consigue con el POR QUÉ. Explicando el por qué hacemos lo que hacemos… “tocando la fibra”. Y lo demás son tonterías.

Como en La Riqueza de las Naciones de Adam Smith, donde ahí empezó todo sobre la división del trabajo. Que es bueno, no digo que no, pero ¿hasta qué punto empieza a perder valor el repartir las tareas que uno mismo puede realizar? ¿Una persona que hace cada objeto que produce a mano, o una fábrica en que cada máquina se especializa en una pequeña parte de la producción?

De todas estas empresas consideradas como Best Global Brands, ¿cuáles aportan valor a la sociedad? Seguramente, una millennial brand-lover como yo te dirá que sin Apple ni Google, no podría vivir. Cosa que es cierto, porque todas mis respuestas las encuentro en Google (no en Fnac) y toda mi creatividad se hace real a través de Apple.

Y ahora voy a ser totalmente subjetiva (aviso): Me parece injusto que Coca-Cola sea la tercera. Años atrás incluso fue la primera, por bastantes años. Y sin embargo, ¿qué valor nutricional aporta en la salud de las personas? Fin del subjetivismo.

Debe ser porque estoy un poco espesa tras esta semana y he perdido toda facultad para escribir bien (o algo que sea realmente personal). Pero me encuentro dándole vueltas a este tema desde hace varios días.

¿Tú qué opinas? ¿Hasta qué punto añaden valor a la sociedad las empresas? 

¿Y qué me dices sobre las empresas que utilizan el Marketing de Causas Sociales para vender más? Como por ejemplo TOMS