Actitud, esfuerzo y fe: cómo llegar a ser invencible

Actitud, esfuerzo y fe: cómo llegar a ser invencible

Leyendo un libro sobre la memoria, me cruzo con una frase donde el autor afirma que nunca ha encontrado límite a su memoria.

Su memoria es infinita.

Así lo comunica, directamente. Podríamos pensar (que es lo fácil) que él es el único que puede llegar a semejante hazaña. Que es un don con el que ha nacido.

Pero entonces viene cuando añade “y a todos los que he entrenado, tampoco han encontrado el límite en su memoria.”

Brutal.

Sinceramente, una afirmación brutal.

Pero entonces pienso, es como cuando alguien me felicita por haber escrito un libro. Me dicen “felicidades, yo no podría haberlo hecho”. O como “ahora solo te falta plantar un árbol y tener un hijo”.

Creo que prefiero escribir muchos más libros y plantar muchos más árboles antes de tener hijos. O en singular: hijo. No sé por qué lo he dicho en plural.

Pero es como en todos los aprendizajes. Sobre todo con el yoga.

Todo tiene unos pasos en un proceso de aprendizaje. Una serie de obstáculos que sólo unos pocos pueden pasar, para llegar a la fase exitosa, que es la de conseguir el objetivo de hacer algo e incorporarlo a su estilo de vida.

Empecé a leer este libro sobre la memoria (que me auto-regalé por mi cumpleaños. Vi el autor entrevistado en la Vanguardia) porque estaba desarrollando en mi libreta de Muji dos potenciales posts. En uno escribía sobre cómo tener opciones limitadas nos hace vagos y en la otra escribía cómo tener más tiempo.

Y de repente me di cuenta. Ahora mismo estoy teniendo opciones limitadas. Y no tengo tiempo para nada. ¿Quién soy yo para escribir sobre esto? Necesito ayuda. Necesito mayor productividad en mi tiempo, ergo TENGO, NECESITO y requiero leer más rápido. Porque no sólo me leo los 2 libros semanales por ocio propio, sino que tengo que leer los ensayos del Master, emails, comentarios del blog/youtube… Y me paso el día leyendo. Quizás por esto también he abierto un canal de Youtube, porque necesito hablar un poco durante el día, y practicar mis habilidades oratorias. Sí, paso mucho tiempo a solas…

Así que tras este monólogo interno que tuve mientras decidía qué voy a escribir en mi blog, que hace demasiados días que lo tenía descuidado, he concluido en compartir una lista breve para hacernos invencibles. Y lograr todo lo que nos propongamos.

1. Disposición. Llámalo actitud o “willingness” en Inglés. 

Para conseguir algo, debes estar dispuesto a renunciar a muchas cosas para lograrlo. Será difícil, doloroso y/o duro. Pero podrás pasar por eso, porque lo querrás más que cualquier otra cosa.

Valorando y ordenado, por prioridad, tus objetivos a nivel de urgencia o deseo, te ayudará a tomar decisiones.

Tomar decisiones es difícil. Porque escoger significa renunciar a otra cosa.

Pero no pasa nada. No eres el único que ha pasado por esto. Todos nos vemos forzados a tomar decisiones cada día. Incluso algunos debaten demasiado tiempo qué van a desayunar.

Pero todo saldrá bien si estás al 100% dispuesto a tu objetivo. La intención lo es todo.

2. Esfuerzo. Persistencia. Consistencia.

Cada día. Sin excepciones. Entonces es cuando empiezas a marcar la diferencia.

Como yo cuando escribo. O hago yoga.

Me lo planteo a diario porque sólo así voy a mejorar y destacar. Llegar a ser muy buena y quizás en un futuro considerarlo como un oficio.

Pero entonces me topo con la rutina (y me vuelvo vaga) o no tengo tiempo por hacerlo todo, y lo dejo a un lado. Mal. Porque entonces no me siento bien. Al menos, esto me sucede con la escritura. Si pasan más de dos días sin que escriba, siento que me falta algo.

3. Fe. En ti mismo. 

Sigue tu instinto, tu opinión. Si tienes unos padres que te apoyan al 100% en tus decisiones y proyectos, genial. Pero entonces asegúrate que TÚ también amas lo que estás haciendo, y estás viviendo de tu pasión. Porque lamentablemente, por mucho que seas un buen hijo, si sigues tus sueños, tus padres no van a estar al 100% de acuerdo contigo.

Los míos no lo están, vamos.

Ellos tienen un plan trazado para mi futuro. Que secretamente (o no tanto) desean que algún día siga y puedan ver su sueño hecho realidad en mí.

Pero es su sueño.

Y esto pasa con todos los padres e hijos. Las expectativas nunca coinciden. Y nos lo podemos tomar de muchas maneras, pero al fin y al cabo, nosotros mismos somos los únicos que conocemos realmente lo que queremos hacer para tener una vida interesante (o feliz).

Con estas tres cosas, puedes ser el próximo Record Guinness en memoria. O en cualquier cosa que te propongas.

La gente no compra lo que haces. Sino que compra el porqué lo haces. Sé fiel a quien eres y continúa construyendo tu PORQUÉ de la vida.

¿Cuál es tu PORQUÉ? Compártelo en los comentarios