Escribe para ti, por el placer de escribir

Escribe para ti, por el placer de escribir

No escribas para Google. Ni para SEO.

Este es un post inspirado gracias a Marina, de Mas Sobre Los Lunes. O incluso puede verse como una respuesta a su post, para mantener la conversación fluida.

Cuando algo nos cuesta y nos bloqueamos, parece imposible pasar de ese bloqueo libre de rasguños. Ya sea escribiendo en una página en blanco, o reconstruyendo un reloj pieza a pieza. Qué más da. Todos los retos, en proporción a nivel personal, se nos hacen enormes. Y a veces nos perdemos entre tantos objetivos, estrategias y cosas raras que no entendemos. Reconozco que yo soy una de las que se queda bizca ante tanto alboroto.

Por ejemplo, a mí me costó horrores entender qué diferencia había entre WordPress.com y WordPress.org. Ya podía leer posts y posts sobre el tema, pero no lo aprendí hasta que migré el blog desde el .com al .org

No pude entender todo el proceso hasta que me forcé a mí misma a realizar paso a paso la migración del blog. Ya tenía el dominio. Pero aún no estaba en .org. Y entre la comunidad de los bloggers… vamos, esto es ya tener otro nivel. Incluso puedes mejorar tu SEO y ganar dinero.

Pero lo peor es cuando nos distraemos con la mosca. Cuando nos absorbemos por los detalles y perdemos de vista el concepto general: ¿Por qué escribo? ¿Por qué tengo un blog? La respuesta debería ser porque te apasiona, te encanta compartir ideas.

Si lo que quieres es ganar dinero, vas listo. Porque vas a pasar mucho tiempo sin ver un duro. Y probablemente ya habrás tirado la toalla… Porque lo más normal sea que el primer y el segundo año, no vayas a ver ni un duro.

Entonces, ¿por qué hay tanta teoría sobre SEO? Todos los blogs que la utilizan deberían triunfar, ¿no?

El caso es que el SEO sólo consigue que el usuario que busca en Google encuentre tu link primero, y haga click. Pero la gran diferencia está en si se va a quedar a leer el contenido, o va a cerrar tu ventana, por aburrimiento. Ahá! Aquí está la magia. Si tu contenido es una basura, se va a ir, por mucho SEO que tengas. Por lo tanto, tu porcentaje de retención será nulo.

Lo que interesa es que tu porcentaje de retención sea lo más alto posible (100% sería lo óptimo). Aunque esto signifique que sólo hagan click a tu enlace 25 personas, si las 25 leen TODO el post, puedes asegurarte que este 100% es un éxito asegurado.

Por lo tanto, el porcentaje de retención es más poderoso que el SEO. Dejémonos de análisis y cosas complicadas. Escribir para personas y no para máquinas: este es el objetivo. Y como el estudio del marketing: la clave es encontrar ese factor emocional que enganche a tu lector ideal, a la persona a la cual destinas todo tu esfuerzo (porque a estas horas ya debería quedar claro que es imposible gustar a todo el mundo).

No podía dejar de hablar de marketing, está claro. Porque me apasiona. Y en estos momentos me alegro de haber estudiado la carrera universitaria que elegí. Porque mis padres saben cuántas dudas tuve durante el segundo curso. Quise dejar los estudios. Y me alegro de no haberlo hecho. Porque en el último curso encontré mi pasión. Y quizás dentro de 2, 5 o 7 años cambie. Me da igual. Porque por ahora, mi vida es interesante. Y eso me hace feliz. Y escoger siempre es duro, incluso cuando quieres decidir en qué quieres trabajar. ¿Pero sabes qué? Quizás en 5 años los trabajos que existen ahora no existirán. Quizás el sistema educativo cambiará radicalmente y el Homeschooling será mainstream. Quizás el dinero en efectivo será prehistórico.

Por esto tu mejor activo eres tú: y sólo puedes invertir en ti mismo si eres sincero. Y saber comunicar esto es clave: debes saber venderte. Y eso sólo se consigue a través de emocionar a las personas (acertadas). Así que deja de escribir para máquinas, y escribe con el corazón.