Encontrar la idea para tu marca personal

Encontrar la idea para tu marca personal

Tú eres tu activo más importante. De hecho, tú eres tu único activo. Porque todo lo demás que poseas, es temporal. Viene y va. Puede pertenecer a más personas. Puedes comprarlo y venderlo. Intercambiarlo o regalarlo. Pero tú, tu vida, tu imagen, tu propósito: eso es sólo tuyo.

Por esto la marca personal es tan importante. Por eso debes apostar toda tu energía en elaborarla. Porque de este modo vas a conseguir más cosas.

Pero no te estoy proponiendo que te transformes en alguien que no eres. No estoy hablando de crear una imagen falsa de ti mismo, para agradar a los demás, y tener éxito a base de mentiras. No. No tendría sentido, y además, no funcionaría.

Crear tu marca personal trata de ser la mejor versión de ti mismo. Llegar a ser esa persona que se supone que debes ser. Llegar a ser quien realmente eres.

El truco para una buena marca personal es divisar una estrategia que esté alineada con tus objetivos personales y profesionales, pero que a demás, te mantengas fiel a ti mismo. Que la ecuación esté perfectamente alineada para que seas brillante, único y honesto.

Una marca, para las personas, a diferencia de los productos, requiere encontrar la propuesta única que vas a ofrecer a los demás. Quieres representar algo especial: una creencia, una idea de negocio, tus habilidades, tu punto de vista… Sea lo que sea. Llámalo Factor-X. Tu propuesta especial va a ser lo que te haga único, tu Factor-X.

Y para crear la marca personal acorde con tu propuesta, no tienes porque pensar en tu imagen, tu físico, solamente. Esto es sólo una parte del trabajo que hay que hacer. Porque lo primordial, lo importante, es crear una base, el fundamento de tu imagen. Y esto se construye a través de análisis. Ahí van los trazos más importantes:

Tus habilidades. Qué has estudiado. En qué has invertido tu tiempo libre.

Tus verbos. Qué te gusta hacer.

Diferénciate. De tu ‘competencia’. De la otra gente que ofrecen sus propuestas. Ellos tendrán su estilo personal. Tú tendrás el tuyo. Y la gente podrá escoger con el que se sienta mejor.

Alguien a quien le gusta practicar un deporte, sea o no sea convencional, lo hace sin pausa. Empieza a practicarlo, le gusta, y lo sigue practicando porque lo disfruta. Y así sin parar, como un círculo vicioso. Como Kilian Jornet, que nacido entre montañas, reinventó totalmente la forma de hacer deporte de montaña. Esto es la capitalización de aprendizaje: obtenemos buenos resultados aprovechando las fortalezas que nos dan de forma natural.

Escoge un target. Un pedacito o segmento de mercado. No puedes gustarle a todo el mundo. Ni todas las personas con la misma pasión que tú, van a alabar tu obra. Porque quizás no conectan con ella. No pasa nada: conectarás con otra gente. Piensa en cómo quieres que tu audiencia reaccione.

Un innovador que tiene ideas brillantes, pero que carece de la disciplina y la persistencia para llevarlas a cabo, no es más que un soñador. Pero también tienen que ser desagradables: están dispuestos a asumir riesgos sociales, a hacer cosas que otros podrían desaprobar.

La sociedad desaprueba los desacuerdos. Como seres humanos, estamos predeterminados a buscar la aprobación de los que nos rodean. Sin embargo, un pensamiento radical y transformador, no va a ninguna parte sin la voluntad de querer un desafío. Si te preocupas por herir los sentimientos de la gente y perturbar la estructura social, no vas a tirar adelante tus ideas.

George Bernard Shaw dijo esta acertada frase: “el hombre razonable se adapta al mundo. El hombre irrazonable persiste en intentar adaptar el mundo a sí mismo. Entonces, todo progreso depende del hombre  irrazonable.”

Pero ante todo: debes tener buena intención. Sólo así podrás comprometerte a crear una buena marca personal propia. Por un lado, analizarás hechos personales, e incluso puedes buscar qué es lo que demanda el mercado. Google trends puede ser una gran ayuda. Por otro lado, utilizarás tu intuición y creatividad para desarrollar tu imagen visual (lo que vendría a ser el envoltorio o packaging del producto) y tu identidad verbal (los mensajes que darás, y cómo) para alcanzar tus metas.

Cierra los ojos y piensa: “si estuviera soñando una vida para mí, ¿cómo sería?”

Sueña el tiempo necesario. Visualiza las imágenes que necesites. En cuanto abras los ojos pregúntate:

¿por qué no lo hago?

¿qué me lo impide?

¿cuál es mi situación?

No voy a decirte que lo dejes todo y salgas corriendo a hacer tu sueño realidad. Si puedes: no lo dudes. Pero entiendo que todos tenemos responsabilidades. Y pueden ser complejas.

Lo que quiero, es que solamente escuches cómo te sientes al imaginar ese escenario de tu vida. ¿Qué podría permitírtelo de vez en cuando? ¿Es posible conseguirlo ocasionalmente?

¿Puedes invertir, ni que sean, 4 horas a la semana para ir construyendo tu escenario de futuro ideal y convertirlo en realidad?

Para esto deberás ser Independiente. Salir del estado de dependencia del que quizás estás.

Con independencia me refiero: no puedes jugártelo todo en una sola carrera profesional. ¿Sólo tienes unos ingresos?

En el futuro, ya no tendremos sólo un trabajo. Tendremos un trabajo mayoritario, pero luego estarán una serie de ingresos secundarios que tendremos diversificados, para ir generando más cash flow. Esto se consigue gracias a la creciente demanda de nuevas habilidades. De nuevas peticiones del mercado.

Incluso cuando las cosas van bien, puedes encontrarte en situación de crisis. Debes diversificar el riesgo. Por lo tanto, estarás en mayor control de tu destino. Las empresas se preocupan de su propio beneficio, como debe ser. Tú eres un activo importante. Pero no eres el único. Para ti mismo, si que eres un activo único.

Todos somos emprendedores hoy en día. Sólo tienes que encontrar la vía correcta para encaminar tus objetivos y tus habilidades. Donde puedas llevar a cabo tu marca personal.

Cuando piensas en ti mismo como una marca, piensas en prosperar, no sólo en sobrevivir. Esta es la diferencia. Aceptar este cambio mental, este nuevo paradigma del mundo de hoy, te ayudará a prosperar.

Es sólo el primer paso. No hay nada estable. No hay nada seguro. Los fracasos vendrán. Pero forma parte del ciclo de la vida. Igual que el ciclo económico: que siempre fluctúa. Así que, contra más preparado estés, las bajadas pueden ser menos nauseabundas.

La modestia es buena. Pero tampoco la lleves demasiado lejos. Puedes eclipsarte tu mismo erróneamente. Y esto es un riesgo.

En resumen:

1. Estrategia personal. Haz un DAFO personal. Hay información en Internet e incluso en libros. Yo te propongo este Briefing creativo personal.

2. Desarrollo Creativo. Crea un packaging para tu marca, para ti. Escribí este post hablando más de este tema. Hecha un vistazo, y trata de alinearlo con el punto anterior.

3. Marketing de tu marca personal. Crea visibilidad y conectar con tu target o pedacito de mercado. El marketing se basa en crear visibilidad entre la gente. Mostrarte, para que puedan tener una percepción de ti. Y si has hecho bien los deberes, tendrán la percepción que tú querías que tengan. Que te vean de un modo transparente, tal como eres, te ayudará. Y les ayudará más a entenderte.

Finalmente, a modo de resumen, echa un vistazo a este post, donde enumero los 10 consejos principales para una marca personal de éxito.

Mucha suerte!

pd: No sabía qué imagen poner a este post. Y escogí la de cuando fui a comprar mis gafas. Decidí dejar las lentillas (por comodidad, presupuesto e impacto medioambiental, ¡todo ventajas!) y escogí unas gafas acordes a mi personalidad. A mi marca ;)

pd2: mi amiga, un mes y medio después, leyó el post… Jaja, ya pensaba que iba a tardar un año a leerlo. Ahora puedo afirmar que no sólo mi madre, mi padre y mi hermana me leen. También me lee mi amiga ;)