Encontrar tu primer trabajo sin experiencia

Encontrar tu primer trabajo sin experiencia

Recién graduados y con un futuro incierto por delante. La mayoría se encuentra en esta situación. O incluso a medias de la carrera universitaria, y están buscando prácticas para el verano. Pero lamentablemente, los dos grupos se encuentran con un inconveniente.

Muchos de los trabajos que se ofrecen, requieren personas con experiencia. Éste es el primer requisito que hay en una oferta de trabajo o de prácticas. Muy divertido. Por las obligaciones detalladas en el puesto de entrada de trabajo, se deduce que la persona más adecuada para realizar esta tarea es algún recién graduado. Porque el salario se fija en proporción al desempeño que esta persona hará. Sin embargo, se pide que además tenga experiencia previa.

¿En qué fantasía vivimos? Los estudiantes, en general, el verano con ilusión tras estudiar duro en los últimos exámenes finales y viajan (algunos afortunados) o disfrutan de la playa y de las fiestas del pueblo. Serán sólo una minoría los que consiguen unas prácticas decentes. Y la mayoría de estos, realizarán las prácticas en la empresa de un familiar. Que está genial, es bueno aprovechar toda experiencia.

Lo que tendrían que hacer las universidades es informar y/o concienciar de esta realidad a los estudiantes. Antes de finalizar el curso, mucho antes. Independientemente de en qué curso estén (1º o 3º) deberían comentar en Abril – Mayo que han de empezar a buscar prácticas. Tener prácticas ese verano para ese estudiante le ayudará a buscar empleo una vez se gradúe. Y tampoco hay que descartar las prácticas gratis. En el trabajo de la vida real, se aprende mucho más que en el aula. Infinitamente más.

Por otro lado, las universidades pueden informar más de los congresos de reclutamiento que hacen las empresas. Yo asistí en el JOBarcelona’14 en Febrero. Es un tipo de congresos que se dan en grandes ciudades para reclutar a estudiantes universitarios, organizado por Job just 4 u. Aunque no consigas trabajo, asiste y reparte tu currículum.

Te puede ayudar a hacer una entrevista de tu a tu. Pero para conseguir empleo, creo que no sirven de nada. Muchas veces es para recoger información (tu de ellos, te inundan de folletos y ellos de ti con tu CV y carta de presentación, si te lo has curado al 100%).

Yo me pasé por allí y practiqué un poco mi elevator pitch. Había dos empresas que me interesaban mucho: Estrella Damm y Google. Ninguna de las dos contactó conmigo después del congreso. Tampoco lo hicieron otras empresas en las que repartí CV (Unilever, Mondelez y HP). Pero no me rendí. Seguí buscando. Y el rechazo forma parte del aprendizaje.

Sin embargo, como recién graduados, no dispones de experiencia porque no has tenido tiempo ni de pasar, a penas, un mes de vacaciones (a no ser hayas aprobado todos los exámenes finales).

Ya sabemos que este país (al menos en España) en Agosto está OUT, muerto, parado, a no ser que te dediques al turismo y afines. En los casos que te piden experiencia, es demasiado tarde para poder arreglarlo (a veces). A no ser que hayas previsto una situación como ésta y te hayas ofrecido una o un par de veces a trabajar voluntariamente.

Te presento una lista práctica de acciones a aplicar desde ya, utiliza tu tiempo libre para empezar a construir tu currículum (y en definitiva, tu personalidad, experiencia y pasiones) aprovechando tu tiempo libre.

1. Haz voluntariados

Ofrécete a trabajar gratuitamente a las empresas. Escoge un campo y una empresa que te interese.

Como estudiante sin experiencia, la empresa estará ofreciéndote más a ti que tu a la empresa. Al principio. Si eres de los que aprenden rápido, podrás empezar a aportar valor a la empresa, sin duda.

Pero para que seas atractivo para un puesto de prácticas (que quizás no existe aún, pero tu les propones ayudar en una determinada tarea) tienes que ponerles las cosas fáciles. No te pagan para ir a la escuela, ¿verdad?

Si quieres cobrar trabajando de camarero en un chiringuito de playa, genial. Pero si quieres seguir tu pasión, el dinero no te importará y aprenderás más que en la escuela. Y ya podrás añadir esta experiencia a tu currículum, pero la recompensa personal de aprendizaje será insuperable. Ni esa pequeña línea que acabas de escribir en tu CV podrá representarla.

2. Crea un blog lleno de contenido que te interese

Sobre tu pasión y/o tus habilidades. Muestra tu talento o conocimiento, porque de esta manera será tu currículum digital. Ponle tu nombre a tu blog. Y sigue algunos otros consejos que escribí hace poco en este post :)

Escribe, escribe y escribe. No hay mejor manera que generar contenido para darte a conocer y conocer otras personas increíbles por Internet. Olvídate de excusas.

3. Genera un CV en vídeo

Poner a prueba tus capacidades artísticas y de editor de vídeos va a diferenciarte totalmente. A la hora de buscar un trabajo, es imposible ser el mejor candidato. Puedes saber los conocimientos de la persona que buscan para ese trabajo. Pero no el tipo de persona. Por lo tanto, no podrás ser nunca el mejor candidato. Nadie lo será.

Solamente podrás ser el adecuado si te diferencias suficientemente del resto y a la empresa les gusta tu diferencia. Y un modo de hacerlo es con un vídeo-CV.

Y por último, mi punto favorito:

4. Consigue un mentor

Si no sabes lo que es un mentor, tranquilo. Yo te lo explico. Es una persona con mayor experiencia y/o conocimiento, que ayuda a otra persona (en este caso, a ti!) para poder usar ese conocimiento por cuenta propia. Es genial. Es como tener un profesor, pero con el que te llevas bien ;)

Y auque suene a palabra “de moda” tiene su historia: mentor es un personaje de la literatura griega. Es la persona que cuidaba de Telémaco, hijo de Ulises, mientras éste efectuaba sus fantásticos viajes. (La Odisea, La Ilíada de Homero)  y que el diccionario define como: consejero, guía, el que sirve de apoyo.

Un mentor no tiene por qué ser alguien conocido. Aunque si conoces algún profesional de la rama la cual quieres trabajar en un futuro (si ya piensas a tan largo plazo) es mucho mejor. Invítale a tomar un café, o en reuniones familiares propónle la idea de que sea tu mentor.

Si es con alguien desconocido (que suele pasar) hoy en día lo tienes muy fácil con las redes sociales. Puedes contactar por email, por Linkedin, Twitter o Facebook (depende del área profesional que te interese, busca aquellas redes sociales adecuadas). Una vez hayas detectado a esa persona, antes de contactar, intenta averiguar cómo es. Es mejor que tenga intereses similares a los tuyos, así habrá mayor probabilidad de que os llevéis bien. Aunque nunca se sabe.

De todos modos, contacta con esa persona, intercambia unos cuantos emails. Quizás no te gusta su manera de responder (o pasa absolutamente de ti) entonces, táchalo de la lista y a por el siguiente. A la gente le encanta dar consejos y hablar de sí misma.

Pensarás: “pero a veces tenemos tantas cosas por hacer que no tenemos por qué ayudar a un desconocido”. Es verdad. Pero te sorprenderías el valor emocional que supone escribir un email tan personal como la pasión personal de tu carrera profesional. Es conectar con alguien, que pasa más de 8 horas al día dedicando tiempo en algo que cree que es útil (porque si no, ¿por qué lo haría?) y sin embargo nadie le pregunta: ¿cómo te sientes? ¿te gusta lo que haces? Y si tú eres el primero que se lo pregunta, le van a brillar los ojos de emoción.

O quizás no. Pero así es la vida. Está llena de rechazos, y hay que acostumbrarse a ellos. Incluso es un buen ejercicio para que te rechacen, y poder superarlo. Muchas grandes cosas se han conseguido gracias a rechazos.

Tuve un profesor en la universidad, Manel Peiró, que nos aconsejó en clase ir en plan “pit i collons” a las empresas, para conseguir cosas en la vida. Es un genial consejo. ¿Donde quedó la picardía que ha permitido a la gente conseguir lo que se proponga, venga de donde venga? Quizás es una visión muy utópica… Pero si ha habido casos es porque ha habido oportunidades, y éstas sólo pueden aprovecharse cuando se tienen ganas.

La idea, en definitiva, es que se pueden lograr grandes cosas con la ayuda de un mentor

El conocimiento es poder, y sólo lo disponen esas personas que llevan tiempo dedicándose a algo específico. Cada día creo que es más importante especializarse. Aprovecha el conocimiento de esas personas. Compártelo con tus amigos. Si conoces a alguien experto el cual puede ayudar a un amigo tuyo, preséntalos (aunque sea via email). Estos favores van a beneficiarte en un futuro.

Fotografía principal de Ingrid Ribas