La importancia de simplificar

La importancia de simplificar

Simplificar la vida, hoy en día, podría ser considerado como el Antimarketing. Pero por esas cosas de la vida, esto es una paradoja, porque aún contiene una parte de marketing. Y esto es así ya que en el fondo, cuando tomamos una decisión, escogemos un único producto: una marca. Y esto, continúa siendo marketing.

¿Quiero una sola libreta que me sirva para todo? Compro la marca que me viene directamente a la cabeza. Moleskine. Piensas en esa única marca. Y eso, ya es marketing.

Pero llegamos a un punto en que el antimarketing empieza a ser paradójico. El antimarketing es una forma de marketing. Pero eso es lo que tiene poner nombres y etiquetas a los conceptos… que no siempre siguen una definición coherente y estricta de éstas. Como, por ejemplo, el Síndrome de Diógenes, lo padecen las personas que acumulan cosas sin cesar por ningún motivo. Diógenes de Sinope, sin embargo, era en realidad alguien que había elegido vivir en la máxima precariedad. A duras penas tenía ropa.

Pero vamos al lío. Te preguntarás lo siguiente: ¿Por qué Antimarketing? ¿Por qué quiero simplificar mi vida, mis cosas y mis decisiones?

Quizás para tener más espacio, tiempo y rapidez en tu cabeza para otras cosas.

Nos vaciamos de todo ruido, oscuridad y molestias en nuestro entorno. Dejamos de lado el espacio ocupado y empezamos de cero.

¿Por qué es importante limpiar tu mesa cuando vas a hacer un trabajo, para estudiar, etc? Porque el mejor método para concentrarse es eliminar todas las distracciones.

A nivel agregado, esto implica simplificar tu vida de aquellas cosas que sólo aportan ruido y distracciones.

Cosas que eliminar: las físicas y las intangibles.

Las físicas pueden ser: ropa, libros, apuntes, comida. Tuve un profesor durante el Bachillerato que tenía los mismos pantalones, zapatos y camiseta repetidos. Tenía más de un par de cada y de este modo se vestía limpio cada día. Pero sin pensar qué ponerse. Simplicidad práctica.

Intangibles: aquí el asunto es más complicado. Porque resulta más difícil de identificar, y por lo tanto, de eliminar (o reducir).

En mi opinión, simplificar los intangibles son producto de la simplicidad de elementos físicos que realizamos en nuestra vida.

Por ejemplo, cuando empecé a ser vegana, nunca imaginé todos los efectos que esto generaría en mi vida:

  1. El dinero debe gastarse, principalmente en comida y cosas básicas.
  2. No hay necesidad de usar productos de belleza en abundancia. Algunos dermatólogos profesionales afirman la ineficacia de usar cremas hidratantes.
  3. Empecé a practicar Yoga. Aprendí que para practicar deporte no necesitas más que un pequeño espacio, tu cuerpo y tu mente. No hace falta inscribirse a gimnasio con miles de aparatos. Porque solo necesitas una superficie plana, el suelo de tu dormitorio, por ejemplo. No necesitas comprarte unas zapatillas de más de 100€, porque practicas descalzo.
  4. Aprendí a escuchar a mi cuerpo y entender que ciertos alimentos me producían un estado de sedación. Es decir, utilizar alimentos para entumecer las emociones.

 En definitiva, el antimarketing es una extensión de la simplicidad del Haiku. Práctica que puedo resumirte en tres puntos principales, para empezar a aplicarlo en tu vida, si quieres ;)

1. Hacer un inventario de todas las cosas que tienes.

2. Manteneraquellos objetos que hacen más de una función.

3. Deshacerse de todo lo que no utilizas desde hace más de 12 meses.

Es como realizar el ejercicio de llenar una maleta de viaje, con el mínimo de cosas posibles. No sólo para que sea ligera, sin un peso abundante. Sino también para ayudarte a encontrar lo realmente importante en tu viaje. En tu vida.

Porque a veces, para darnos cuenta de lo que de verdad importa, es necesario eliminar todo aquello que no lo es.

Foto de Ingrid Ribas