¿Qué hacer cuando uno se queda sin ideas?

¿Qué hacer cuando uno se queda sin ideas?

La incerteza asusta. Y si además puedes controlar la propia situación tú mismo, pero no se te ocurre como hacerlo, da más ansiedad aún. No queremos quedarnos sin provisiones de nada: de dinero, comida, ropa… de ideas.

Por eso mismo he hecho una lista para cuando no tengamos ideas. Para cuando estemos demasiado obstaculizados con el ruido exterior para poder pensar con claridad. Y así, una vez recuperes la idea y la reformes, podrás volver a entrar a ése estado zen de concentración para seguir trabajando.

1. Échale un vistazo a tu lista de ideas. Para poder hacerlo, mantén una lista de ideas ;) Es muy sencillo: lleva contigo siempre una libreta o un trozo de papel. Escribe cualquier cosa que se te ocurra: un nuevo post, un artículo, un nuevo guión para una película, una receta, etc.

Aunque pienses que más tarde vas a acordarte… lo más seguro es que termines por ignorar completamente el hecho de haber tenido esa idea.

2. Busca inspiración. En posts, blogs, pinterest, noticias… Sal a pasear por la calle. Pasa tiempo a solas, contigo mismo, leyendo. O mirando programas de interés.

3. Pregunta a otras personas. Ya sea a tus lectores, amigos, alguien que tenga algún problema… Es genial poder preguntar a gente sobre sus problemas… porque no sabes hasta qué punto compartimos los mismos problemas, pero nunca hablamos sobre ellos. Puedes inspirarte a buscar una solución a ese problema.

4. Observa. Los problemas y las soluciones. Observa también la gente, por la calle, a tus conocidos… Anda con tus ojos por todos los rincones de tu visión para hallar ese problema… y así, poder identificar un cierto patrón y así conseguir una solución.

5. Mira hacia dentro. Cierra los ojos y medita. Refleja tus preocupaciones mediante la introspección. Contempla tus pensamientos y tus preocupaciones. Quizás aparece algún sentimiento del cual puedes compartir con los demás.

Te sorprenderías por la de veces que nos sentimos del mismo modo, pero no nos atrevimos a compartirlo en voz alta. Bien, hazlo del modo que más te guste: escribiendo, dibujando, cocinando, practicando deporte… manifiéstate del mejor modo, para predicar aquél sentimiento que quieres compartir.

 

fotografía hecha por Maria Floris