El arte del Self Branding

El arte del Self Branding

He escrito algunos posts sobre marca personal, pero ya era hora de que volviera a sacar el tema. Y reflejar tu identidad a través del self branding.

La mayoría de gente asociamos el marketing como algo malo. Como si de una persona se tratara, que nos siguiera por todas partes y nos acosara para comprar más y más productos de los cuales el 90% no usaremos más de una vez. Porcentaje sacado “de la manga”.

Sin embargo, todo lo contrario: el marketing está por todas partes. Qué voy a decir yo, que voy a hacer un master en marketing, alguna justificación tendré que darme.

El marketing es la identidad de algo. La esencia que diferencia ése algo del resto. Alguien estará buscando esa esencia, y sólo ese algo podrá dársela.

Lo mismo pasa con las personas. Nuestros nombres (reales o artísticos) son nuestra imagen. Nuestro marketing. Debemos explotar ese potencial y comunicarlo. Sin vergüenza ;)

El self branding, por lo tanto, es más que la propia identidad e imagen. Es todo lo que te permitirá diferenciarte y posicionarte mediante una comunicación, networking, presencia, y visibilidad propias.

Gracias a esa actitud, puedes incluso crear una carrera profesional (y personal) de la cual te sientas apasionado. Porque siendo fiel a tu interior y comunicando aquello que eres, podrás conseguir aquello que más te apasiona. Y vivir en tu mayor potencial.

¿No es maravilloso? Tenemos en nuestras manos la capacidad para hacer de nuestra vida, una vida feliz. O interesante. Dependiendo de lo que estés buscando ;)

Aunque las cosas estén yendo bien, las condiciones pueden cambiar rápidamente. El entorno puede volverse oscuro. Necesitas tener el control de tu destino, porque nunca sabes cuándo va a ser tu siguiente fracaso (o tropiezo), o la recesión del entorno.

Cuando piensas en ti mismo como una marca, tu objetivo no es sólo prosperar, sino también sobrevivir. Como la empresa que pretende sobrevivir.

En la construcción de la imagen de tu marca, está bien ser modesto. Es una virtud. Pero no hay que llevarla demasiado lejos: puede encerrar nuestro potencial bajo llave, privando al mundo entero de lo que somos capaces de hacer. Así que modestia aparte: comunica tu marca.

Deja de preocuparte por lo que la gente pensará. Cada día somos juzgados por distintas personas. Y cada día nosotros también juzgamos aunque sea por un segundo, a gente que no conocemos por la calle. Y a gente que conocemos.

Hay dos tipos de personas, decía un activista vegano, Gary Yourofsky, en una entrevista: las personas que admiten juzgar y las que dicen que no juzgan porque no lo admiten. En este caso: es mejor admitir de antemano que es inevitable juzgar y ser juzgado.

Así que no te preocupes demasiado, y si quieres pensar un poco más sobre el tema, lee Blink de Malcolm Gladwell. Pero sobretodo recuerda: no vas a gustar a todo el mundo. Es imposible. Piensa y cuida por aquellos a quienes sí les gustas.

A modo resumen, las diez acciones a tomar para un buen enfoque de self branding:

1. Celebra tu singularidad y realiza una auditoría de tu propia marca. Pregunta a distintas personas cómo te ven (2 familiares, 2 amigos, 2 compañeros de clase, 2 profesores y 2 compañeros de trabajo). Reúne la lista de atributos de cómo te ven y compárala con la lista propia que habrás escrito sobre ti mismo previamente.

2. Controla el panorama general. Con estos atributos, construye un DAFO personal: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Seguro que hay más de un tutorial sobre cómo hacer un DAFO personal ;)

3. No evites la competencia: ponte en el mismo saco al principio. Si eres el mejor de la clase, cambia de clase: te has equivocado. Debes ir con gente que es mejor que tú, para poder continuar mejorando y ser una mejor versión de ti mismo.

4. Encuentra “the sweet spot”. El punto fuerte de tu marca. Céntrate en la estrategia correcta para conseguir tus objetivos. Se suele representar en el siguiente diagrama Venn.

THE SWEET SPOT FOR PERSONAL BRANDING NURCOSTA

Hay tres círculos que representan la intersección que debes encontrar para hacer algo que amas, que se té de bien y que “las empresas” o en otro caso, las personas, piden.

5. Aprovecha el poder de la auto presentación. Aprende los principios de la identidad verbal. Y sobre todo, sin dejar de lado el lenguaje corporal. En este vídeo Amy Cuddy te lo cuenta de forma maravillosa.

6. Aprovecha el poder de las palabras, y comunica con un mantra o una frase breve (slogan) la idea de tu marca personal.

7. Piensa en términos de mercado. Leer las noticias a diario te permitirá saber cómo va la situación en general… por si hace falta tener un back-up plan.

8. Expande tu red de contactos y tu visibilidad. Déjate conocer por la gente por algo que hayas logrado. A través del “sofisticado y potente” sistema que es el boca-oreja, más gente sabrá de tu marca personal y de tu identidad. Aprovecha y lleva incluso tarjetas (Business Cards) contigo. Un detalle fácil y cómodo para que la otra persona se acuerde de tu nombre (y logo, e-mail e incluso página web).

9. Pon en marcha el plan de tu marca personal. Desarrolla tácticas específicas y trata de implementarlas tal y como habías planeado.

10. Permanece relevante. Mide cómo vas con tu trabajo y tus propósitos.

Mírate al espejo. Esa persona que ves es la única en la que puedes confiar. Y esto no es triste: es poderoso ;)

Fotografía principal hecha por la fotoperiodista Ingrid Ribas.