Llevar tus ideas a la realidad

Llevar tus ideas a la realidad

Algunas veces habrás pensado “esto es una idea brillante! Voy a tomar nota de esto”

Pero se te va de la cabeza, te despistas y ya no te acuerdas más de esa idea. Es como algo borroso que no tiene forma ni color. A duras penas te acuerdas de lo que estabas haciendo en el momento de la concepción de tu idea.

Sin embargo, hay otras veces que tienes LA idea. Aquella que guardas en un rincón de tu alma, bajo llave, que no la has compartido a nadie, no sea que te la vayan a robar. La cultivas en tu mente con recelo. Pero no la llevas a cabo, no tomas acción ¿verdad?

Bueno, si te ha pasado esto, no eres el único o la única. Todos tenemos nuestras Epifanías pero “muy poco tiempo” para llevarlas a cabo.

Yo quería escribir un libro, pero nunca lo hice. Preguntadle a mi madre, las muchas tardes que pasé quejándome en casa de cuánta ilusión me haría tener un libro. Pero nunca ponía “manos a la obra”, siempre encontraba excusas. Algunas veces escribía los dos primeros capítulos, se los enseñaba a mis padres y gracias a su amor paternal me decían que eran una maravilla.

Pero en eso se quedaban: en una montaña de archivos empezados sin futuro. Igual que con mis casi-diarios. Así que en ese momento se me ocurrió la idea de crear un blog. Porque siempre he querido escribir, y qué mejor que escribir relatos cortos, sin medir con páginas, para entrenarme. Para así, en un futuro, posiblemente poder publicar mi propio libro.

Aquí te dejo una lista de 6 consejos que he pensado para llevar a la realidad tus ideas.

1. Dile a alguien que vas a hacerlo. Verbalízalo. De este modo te lo sacas de dentro y estás implicando a alguien más de tus planes. Incluso díselo a todo el mundo, a cualquiera que te encuentres por la calle (que sea conocido).

2. Busca tiempo de donde sea. Aunque sean 15 minutos después de despertarte o 15 minutos antes de volver al trabajo por la tarde. Encuentra un tiempo en el que dedicarte solamente en esa tarea. Querer es poder, y siempre vas a tener tiempo para aquél objetivo que deseas.

3. Baby steps. Toma pasos pequeños al principio. No te pongas metas muy elevadas, como hacer 1 hora de ejercicio diario. Si empiezas a correr, no intentes hacerlo durante 1 hora. No vas a aguantar y lo más seguro es que te canses de ello y no lo vuelvas a intentar en mucho tiempo. Y quizás nunca más. Empieza con 15 minutos y ve aumentando gradualmente el tiempo a medida que vayas evolucionando y mejorando. Este es un gran consejo que me dio un amigo que ya lleva un par o más de maratones y tiene mi misma edad.

4. Consistencia. Compromiso con lo que haces. Haz lo que te propongas. Y repítelo. Esta es la clave de todo: debes hacerlo con perseverancia y de forma alineada. Lleva una libreta contigo para poder apuntar lo que te venga a la cabeza en los momentos más inesperados. Incluso con un boli ya hay más que suficiente. Siempre puedes usar una servilleta, porque a veces marcan el futuro de una gran historia.

5. Recuérdatelo. Haz como cuando te planeas salir a correr por la mañana o ir al gimnasio. Te dejas tus zapatillas y tu ropa de deporte junto a la cama, para ponértelos justo cuando te despiertes y empezar el día con tu propósito. Haz lo mismo con tu idea. Ponte alarmas en tu teléfono, cuelga post-its por toda la pared como si de un loco te trataras. Busca tu método y úsalo. Que tengas la idea en mente no quiere decir que la percibas como urgente. Si es tu prioridad, percíbela como urgente mediante señales.

6. Cuando quieras escabullirte piensa el porqué. Más de uno habrá pensado “ya lo haré mañana” y al final ese mañana nunca llega. Quizás tienes miedo de fracasar y puede que este sea tu obstáculo. O bien tienes pocos recursos y debes tomar decisiones difíciles para llevar a cabo tu idea. Si identificas el problema, no quiere decir que vayas a solucionarlo en un santiamén. Pero será más fácil encontrar una solución. Puede que lleve tiempo, pero por lo menos tendrás un camino marcado.

7. Renueva la idea día a día. Hazla evolucionar para que no se quede obsoleta y termines por olvidarte o aburriéndola. By @guileem

¿Añadirías algo más a esta lista? Me encantaría saber qué haces tú para intentar realizar aquellas ideas o aquellos proyectos que te marcas tanto en tu vida personal como profesional.

Ilustración por Paula Bonet