Escoge una profesión que te guste

Escoge una profesión que te guste

Este post puede ir dirigido a todas las edades. No solamente a jóvenes de 16 – 18 años que tienen que decidir, con urgencia, qué carrera universitaria van a cursar. También para aquellos que, empezado su año académico, descubren que quizá la carrera que están cursando actualmente no forma parte de su vocación.

O quizá para aquellos que ya llevan unos cuantos años trabajando, y no se sienten realizados. No se sienten satisfechos en su día a día con el trabajo que realizan. En definitiva, que no son felices.

Si eres uno de ellos, no quiero que te sientas solo.

No hay nada de malo en eso. Nos pasamos la vida saltando de clase en clase, sin pasar suficiente tiempo de introspección y autoconocimiento para descubrir cuál es nuestra verdadera pasión. Y es normal que nos preguntemos qué será de nosotros. Es normal que, en épocas de cambio, tengamos esa pequeña “crisis existencial”. Porque en el fondo, si te paras a pensar en ello ¿cuándo fue la última vez que te planteaste qué hacer con tu futuro? ¿cuándo te preguntaste dónde te verías en 5 años?

Recuerdo la frustración que se siente al tener esa urgencia por escoger el qué hacer con tu vida a los 16-17 años de edad. Vas observando que todos los compañeros de tu alrededor van tomando decisiones. Da igual si son acertadas o no, pero las toman. Y tú aún dudas de muchas cosas, y piensas que eres el único entre todos que aún no lo tiene claro. Pero la verdad, es que todos dudamos.

Todos nos sentimos de forma similar, lo único es que no lo soplamos a los cuatro vientos: “eh tú, no sé que hacer con mi vida”. Tampoco sabrían qué respondernos nuestros amigos… porque en el fondo tampoco tienen ni idea de qué van a hacer ellos (o al menos, la mayoría).

Porque el único que puede decidir tu futuro eres tú.

Te dejo un par de consejos que pueden ayudarte a decidir qué carrera universitaria escoger, espero que te sean útiles:

1. Busca en Google las universidades que te interesaría asistir. Ya sea por localización (que estén en tu ciudad, o en alguna ciudad donde te mueres de ganas por ir a vivir) o por otras razones.

Una vez escogida universidad, mira si en ésa hay el grado que te interese, o que te llame más la atención. En la imagen de debajo, por ejemplo, te muestro los departamentos de la facultad de Barcelona. Hay desde Bellas Artes a Química:

escoger carrera profesional

Si te interesa la economía, por ejemplo, puedes darle click a éste departamento y una vez dentro, escoger alguna carrera profesional.

Supongamos que escoges Administración y Dirección de Empresas. Puedes observar en la página web las asignaturas que ofrecen en cada curso. Léelas, y si la mayoría no te llaman la atención, probablemente no te va a gustar estudiar esto. Entonces puedes seguir buscando otros grados académicos y observar las otras asignaturas. Aprende qué se va a enseñar en cada asignatura… y si ves que puedes vivir sin estudiar eso, puedes ir a trabajar directamente.

Ahora bien, la profesión de entrada que vayas a tener empezando de cero, no tiene nada que ver con la que podrías entrar en un grado.Pero todo es aprendizaje en la vida, y depende de en qué universidad vayas a estudiar, mejor trabaja directamente. O crea tu propia empresa.

que carrera profesional escoger

2. Considera asistir a alguna clase, aunque no estés inscrito. Aunque no hayas terminado el Bachillerato. Aunque estés trabajando. Puedes descargarte los horarios, en algunos casos, de los grados que ofrecen en la misma página web de la universidad. Por ejemplo, si quiero cursar el grado de Periodismo en alguna universidad de Barcelona, encuentro este horario:

grado en periodismo

Con esta información, sé que puedo ir el miércoles de 3.30 pm a 17.30 pm a la clase de Fundamentos del Periodismo con el profesor C.Singla y I. Da Rocha  en el aula 102.

Dependiendo de qué universidad, no te van a pedir el carné de estudiante. Y si te comentan algo, dices que te lo has dejado en casa y les enseñas tu DNI, seguro que cuela. Y si te hecha fuera, al menos habrás tenido una introducción de lo que sería tu clase. Pero en las universidades muy pocas veces piden identificación. Así que atrévete un día.

3. Una vez asistas a algunas de las clases, déjate iluminar por toda la información que recibas ese día. Toma apuntes. Léete las lecturas que recomienden en clase. Habla con los estudiantes al salir de clase preguntando su opinión del grado en general. En 2 o 3 horas vas a almacenar más información para tomar decisiones de tu futuro que en una semana entera en casa pensando si de verdad quieres o no estudiar esa carrera universitaria.

Pruébalo, de verdad, y si lo haces, envíame un email o déjame un comentario aquí abajo comentándome tu experiencia. Me encantaría saber sobre ella.

4. Habla con profesionales. Si tienes algún conocido que se dedique a la profesión que estás dudando en hacer, invítale a un café. Ni te imaginas cuánto provecho le puedes sacar a un café. Déjate aconsejar por aquél que lleva años realizando esa profesión. A la gente le encanta hablar de sus propias experiencias. Le encanta poder dar consejos a otra gente. Cuando uno ayuda, se siente mejor.

5. Pero el mundo no se termina en una UNIVERSIDAD… hay muchos oficios, trabajos, pasiones que pueden ser un verdadero futuro profesional para ti, si en el fondo, estudiar nunca ha sido lo tuyo, no le encuentras aquel punto de interés que en cambio si te da… “aquella otra cosa”.

El consejo es el mismo: busca, observa, mira, haz de esponja y sobre todo comprueba y habla con profesionales. Absorbe toda la información posible. Todos empezamos igual: de aprendices… o sea aprendiendo a recorrer un camino.

Pero la pasión debe ser el motor. Sin pasión no se construye ningún futuro. Este es un gran consejo de mi padre.

En definitiva, haz las búsquedas que sean necesarias, invierte tiempo en averiguar qué es aquello que te gusta. No tengas miedo de preguntar a la gente. Debes hacerlo por tí.

 

Fotografía principal tomada por Ingrid Ribas. Una fotoperiodista excepcional.