10 Errores más frecuentes al tener un blog

10 Errores más frecuentes al tener un blog

Muchos de los errores los he identificado leyendo otros blogs. Informándome previamente qué pasos debo seguir para intentar hacer mi incorporación al mundo blogger lo menos dolorosa posible.

Tener un blog conlleva mucha responsabilidad, si lo quieres hacer a largo plazo y profesionalmente. Aún no he decidido si va a formar parte de mi vida profesional (supongo que no solamente depende de mí) pero lo que si estoy segura es que para llegar a esta meta, se tiene que recorrer un camino largo. Y para esto se debe invertir tiempo.

Yo no he llegado ni a la mitad de la mitad del camino. Pero tengo los errores muy frescos, a mano. Por esto creo que es conveniente que los comparta ahora, y con el tiempo, ir añadiendo otros errores los cuales me he encontrado.

  1. Ignorar cómo funciona el SEO. Es diferente el SEO que el SEM. El SEO es la forma orgánica y gratuita en que tu página web o blog se va a posicionar en Google (que básicamente, es el Dios en Internet). El SEM es pagando. Las dos estrategias funcionan a base de Keywords (básicamente, el contenido de tu Web, las palabras más repetidas o las más salientes). Si trabajas el contenido como es debido, tendrás posicionamiento SEO. (Cuando hablo de contenido, es el escrito que hay en todos los posts).
  2. Ignorar el título de las imágenes en tu web. Parece una tontería, pero es mejor que titules tus imágenes con las keywords de tu página, ya que es texto extra en tu web y que puede ayudarte con el SEO de tu blog. Yo fui perezosa y tenía como título “captura de pantalla…” en la mayoría. Por eso tuve que cambiar el título una por una.
  3. Coger imágenes de lugares públicos. Que una foto aparezca en Google Images no quiere decir que no tenga copyright. Todo lo contrario, pueden denunciarte si el autor descubre que estás usando su fotografía y encima monetizas el blog. Es mejor que tomes tus propias fotos y las utilices en tus posts.
  4. Pasarse tres pueblos con los Tags. Los tags funcionan como Keywords. Si tienes mucha cantidad de tags pero relación nula entre ellos, es como buscar una aguja en un pajar. Debes escoger los tags estratégicamente para que tengan relación con el contenido del post y también de los otros posts.
  5. No corregir las faltas. Parece obvio, pero te sangran los ojos cada vez que lees algo mal escrito. El escritor del post puede que se lo haya revisado, pero es mejor que alguien ajeno lea y supervise el post por si acaso. Que a veces incluso se cuelan algunas faltas de más, aunque lo supervisen dos personas. Doy fe: me ha pasado. Y me pasa constantemente.
  6. Empezar con mucha ilusión y perderla por el camino. Una de las cosas que he aprendido en 20 años es que la motivación viene en ráfagas cortas… y hay que actuar mientras estén vivas. Pero lo importante también es mantener ese nuevo hábito y ser consistente.
  7. Descuidar el título del Post. Normalmente damos más importancia al contenido del post que al título. Al menos, a mí me ha pasado un par de veces. Pero entonces, antes de correr y publicar el post con prisas, es mejor pasar un par de horas pensando cómo vas a titularlo. No solamente es genial para atraer a los lectores, sino también para el SEO.
  8. Escoger la primera plataforma online que encuentres. Quizás tienes suerte y has encontrado la buena desde el principio. Pero dependiendo de tus necesidades e intereses al crear tu blog, deberás informarte primero de cuál de éstas es mejor usar. Quizás WordPress (¡Ojo! no es la misma wp.com que wp.org), Blogger, Tumblr o Wix, entre otras. Investiga, lee, haz los deberes y luego decide. Porque hacer el cambio una vez ya has empezado a tener el chiringuito montado, molesta un poco. Tanto a ti como a tus suscriptores.
  9. No invertir en un layout. Si eres programador y entiendes el lenguaje code como tu lengua materna, perfecto. Si no, debes apañártelas con alguna plantilla que te costará desde 18€ a 150€. Sí, hay muchas barbaridades. Pero si no tienes un amigo que te lo haga gratis (o con descuento), vale la pena realizar una pequeña inversión para embellecer tu blog.
  10. No integrar botones de redes sociales en los posts. Este es el mayor de los fallos. Si hay la suerte de que alguien te lea, le guste lo que has escrito y además quiere compartirlo pero se encuentra con dificultades al hacerlo, lo dejará para más tarde. Y este más tarde muchas veces no llega.