Reflexión sobre la escuela

Reflexión sobre la escuela

Me cuesta entender el papel de las escuelas. Ni hoy ni hace 10 años. Me pregunto constantemente si lo que aprendemos durante ese tiempo es útil o no. Y si todo el tiempo invertido pudiera haberse reducido a más de la mitad. Porque la verdad, personalmente, me parecía como una guardería para niños mayores. Los padres tienen que ir a trabajar y los niños deben estar en algún lugar.

Quizás porque mi experiencia fue horriblemente frustrante hasta los 15 años. Cuando cambié de colegio para hacer el Bachillerato (la “prepa” antes de ir a la Universidad), esos fueron mis primeros y únicos años de felicidad en la escuela. Dos maravillosos años, antes de llegar a la universidad, que ya es una historia completamente distinta ;)

Pero lo que decía: me pasé los años de escuela sintiéndome desplazada de lugar. Tuve algunos profesores buenos. Buenísimos: aún recuerdo su voz resonando en mi cabeza. Pero otros de muy mediocres. Aunque claro, en ese momento, ¡qué sabía yo!

Una parte significativa del tiempo escolar lo recuerdo castigada de cara a la pared. O regañada por preguntar demasiado. No se podía interferir en el curso de la clase, por lo que la boca, mejor cerrada.

El conflicto que veo en las escuelas es que matan la creatividad de los alumnos. Nos hacen pasar por un tubo. Si te resistes “al tubo”: fracasas. He tenido amigos con mucho talento y debido a las malas notas, se sienten fracasados y sin motivación para continuar. Abandonan la escuela con sentimiento de fracaso y luego es muy difícil que encuentren trabajo, porque ya no creen que tengan ninguna posibilidad en la vida.

No entienden porqué no encajan con los demás y se ofuscan. Hasta los 11 años yo me sentía así. Durante la primaria no entendía porque nos hacían hacer la mitad de las cosas.

Uno de los argumentos que dan las escuelas como necesarias para el crecimiento de los niños es que les ayuda a socializarse y a comportarse en entornos abiertos. Que aprendan a relacionarse y comunicarse.

Y esta es la “primera mentira”, porque entonces nadie sería tímido. A estas horas todo el mundo sería sociable y nadie experimentaría vergüenza al hablar en público. Quizás también es un tema cultural (porque en USA todos se mueren de ganas por hablar en clase, mientras que en España hacemos como “que no hemos oído la pregunta” y desviamos la mirada). Pero puedo decir con certeza que la escuela no te ayuda a ser más sociable. En casa ya lo eres. Con los vecinos también. Con cada niño nuevo que conoces ya haces un amigo.

Ser sociables es una característica innata de las personas. Si tenemos que pasar 10 años en el colegio para aprender algo que ya sabemos, y de un modo restringido, ¡mal vamos!. Digo restringido porque hasta que no levantas la mano, no puedes hablar. Hasta que la clase no termine no puedes hablar con tus compañeros.

Lo que sí que aprendemos en la escuela a “hacernos el longuis” cuando nos conviene y a repetir la última frase que el profesor ha dicho si nos pilla distraídos.

En cambio, el resultado es totalmente distinto al soñado escenario de seres sociables y felices. Hay muchos niños que sufren por depresión, que son marginados por el resto de sus compañeros y que reciben abusos. No me refiero a los físicos: los psicológicos son los peores. Y estos predominan más entre las niñas. Seguramente te suenan noticias como “niño se ha suicidado debido a abusos en la escuela”. Qué raro.

Hay pocos niños que saltan de alegría para ir a la escuela. Total, todos sabemos que al fin y al cabo, las notas no determinan la personalidad de una persona ¿verdad? Puedes ser un cabrón en toda regla y sacar las mejores notas. O serlo y sacar malas notas, da igual. Pilláis el ejemplo ;)

Lo que quiero decir con esto es que quizás el sistema educativo de las escuelas (desde los 6 – 16 años) no es el mejor de todos… porque educamos los niños por unos puestos de trabajo que muchos ya no existen y que dentro de 5 – 10 años ya no existirá ni uno. Y en cambio, la educación de los valores o se efectúa desde el catolicismo, o se politiza o sencillamente ni se cuida ¡Qué gran error!

Gracias a la escuela, consideramos a alguien que sabe hacer cálculo, como listo (total, lo puede hacer un ordenador) y aquellos que crean pinturas y imaginan cosas son unos “autistas” absortos en su mundo. Por lo que van a durar poco en la escuela.

Ésta es una de las cosas que me ponían en las notas de Primaria en mi escuela: “está absorta en su mundo”. En casi todas las asignaturas, menos en la de Inglés, que era la única que me lo pasaba bien. Nos ponían canciones de los Beatles.

¿Hasta cuándo va a durar este sistema educativo actual? ¿Va a triunfar, algún día, el “homeschooling”? o dicho en otras palabras: educar desde casa.

Probablemente no porque no tenemos tiempo para nosotros mismos, menos para educar a nuestros hijos. Porque esto de educar no es sólo tarea de los padres ¿verdad? Yo no lo dudo, aunque “el mundo social” está organizado de forma que me lo cuestiono en cada momento. Y otra pregunta más ¿Realmente, los educadores o profesores, no se dan cuenta de todo esto? ¿Por qué el sistema se empeña en seguir como en el siglo pasado cuando es obvio que el mundo ha evolucionado?

En fin, es un post un poco atrevido. Pero no me hubiera quedado tranquila si no lo hubiera escrito. Supongo que en mi interior aún siento rencor por todos los años de escuela en los que “tan-bien-me-lo-pasé”…

Quiero saber tu opinión. Si la escuela (educación primaria y la ESO) fueron una época feliz para ti o no (no hace faltar dar detalles). No quiero dar pena a nadie. Por lo que espero que no te sientas mal por mí. Todo lo contrario. Lo que no te mata te hace más fuerte.

homeschooling-que-sirve-la-escuela

Everybody is a genius. But if you judge a fish by its ability to climb a tree,it will spend its whole life believing that it is stupid” A.E

Fotografía principal hecha por Ingrid Ribas.