El nuevo sueño Americano

El nuevo sueño Americano

The New American Dream escrito por Penelope Trunk

Descubrí a esta bloguera hace poco tiempo, comparado con el mundo de los blogs que sigo des de hace años. Éste es el primer libro que leo escrito por ella. Creo que tiene tres: breves, amenos de leer y retienes la información que expone con facilidad.

Me ha abierto los ojos en temas tan racionales como porqué el sistema educativo es tan inflexible, hasta temas existenciales de porqué elegimos seguir la corriente a todo el mundo.

En su libro, Penelope expone las distintas generaciones que hay (Gen X, Y, Z) y las compara exponiendo sus pros y contras. Para evitar confusiones con los años, aquí os muestro las generaciones por años en que nacieron:

Tradicionalistas (1932 – 1945)

Baby Boomers (1946 – 1965)

Generación X (1966 – 1978)

Millenials (1979 – 1998) yo pertenezco a éste. También conocida por la generación perdida en España.

Generación Y (1999 – 2010)

Como conclusión del libro, la autora menciona que el sistema educativo está obsoleto ya que es una institución moldeada por la generación X, los cuales quieren patrones fijados y su máximo interés es tener dinero para gastárselo en cosas materiales.

Sin embargo, es la generación Y y Z la que se ve afectada bajo esta institución.

Yo soy de la generación Y. Lo cual me enfrento a esta amenaza que Penelope describe en su libro:

1. La generación Z será muy auto-dirigida. La generación Y, por otro lado, se conoce por ser buenos niños: siguen las reglas, a sus padres, son buenos estudiantes, lo que implica que son terribles a averiguar lo que quieren hacer en un momento dado.

Nadie les ha enseñado. Para la generación Y, la crisis existencial de no saber lo que te gusta hacer, les sucede a la edad de 30 años.

2. Esto no sucederá en la generación Z, porque la paternidad es menos concentrada, lo que significa que el autodescubrimiento es más prominente en la infancia que a los 30 años.

Van a ser más hábiles a la hora de aprender y tendrán mayor conocimiento de sus capacidades personales. Saben hablar en público y se desenvuelven bien en sociedad (sorprendentemente, de pasar tiempo en videojuegos). Incluso las analistas optimistas intuyen que van a revolucionar el sistema educativo.

Por lo tanto, como veis, la única generación que se salva de críticas es la Gen Z. Pero por los argumentos que expone, me parece de lo más lógico e incluso en algunos puntos convincente.

Un mensaje que también deja caer en su libro, y que desarrolla siempre en su blog online (siempre lo cuela en algún post) es el del misterio de la felicidad. Romper el camino cuotidiano. ¿Porqué se hacen así las cosas? ¿Porqué la gente no es feliz?

Debe de haber alguna razón que radica bajo esta tendencia tan frecuente entre los humanos, si lo que más deseamos es la felicidad y no la obtenemos. ¿Nos hacemos dueños de nuestra infelicidad? ¿Intentamos complacer a los demás antes que a nosotros?

Esto se expone porque la autora da varias razones para abandonar tu trabajo si no te gusta. Para abandonar la universidad. Vivir tu sueño y tu vida. Para que hagas lo que creas que debes hacer para seguir tu felicidad. Un poco drástico, ¿no?  

También comenta en su libro “mi carrera es inútil si no me permite tener la vida personal que quiero”. “Puedes irte de tu trabajo. Es una buena estrategia de carrera profesional si cambias de trabajo cada dos años”.

No comparto del todo esta última idea. La contribución que puedes hacer en la empresa en dos años es mucho mayor a la que realizas previamente. Pero desde luego que mi opinión solo esta basada en mi experiencia en prácticas. Estuve 6 meses trabajando en una multinacional.

A partir del cuarto mes empecé a entender lo que hacía. En el último mes, dominaba por completo mi trabajo. Pienso que en dos años estaría tan emocionada de poder entender la visión completa de la empresa, que querría mejorar dentro de la empresa y no fuera de ella. Y hacer crecer la empresa y aportar mucho más valor.

Financial freedom: una falsa promesa creada por Baby Boomers

Es el fenómeno que destruye las vidas de la gente haciendo trabajos que no desean. Penelope discute que “este pensamiento proviene de los Baby Boomers que se sienten obligados a subir escalones haciendo trabajos que destruyeron su vida personal”.

Esta idea, en consecuencia, se adoptó por la generación X, que ha impartido estos valores a la siguiente generación.

Por eso no me extraña que salgan noticias como “Suiza limitará la entrada de europeos para trabajar” porque quizá no se crean trabajos que aporten valor en el mercado. Simplemente se destruye empleo por la negación a querer crear un propio trabajo. Paralelamente, se publican otras noticias como “La oferta de dobles carreras crece en las universidades preguntándonos por qué los jóvenes quieren tener doble formación (y éstos jóvenes, forman parte a la generación Z… sólo digo).

Para concluir, aquellos que seáis de la generación Y, somos los que vamos a competir directamente con la generación Z. Tendremos que averiguar cuál es el modo más eficaz de aprender mientras ellos también están aprendiendo. Los analfabetos del futuro ya no serán aquellos que no podían escribir y leer… serán aquellos que no pueden aprender a desaprender y reaprender.

A veces me pregunto cómo hubiera sido la generación Z ahora si des de un principio se hubiera educado en casa a través de Internet y dedicándose a aquello que les apasiona. Hay muchos ejemplos ya de padres que han sacado a sus hijos de la escuela. Y la verdad… es que no parecen incluso más maduros y listos. Pero me baso en una muestra muy reducida de gente, no puedo extrapolar a todos los niños que se educan fuera de la escuela. Simplemente es para provocar un poco de pensamiento crítico ;)

Para un poco más de reflexión… os dejo algunas frases escritas / dichas des de hace ya unos pocos años… Para entender con perspectiva cuán erosionado está el sistema educativo y replantearnos si cabe posibilidad de cambio en un futuro cercano. Porque no sería la primera vez que escucho que gente educa sus hijos en sus casas.

“El aprendizaje no surge dentro de una caja – la escuela lo hace – y éstas son dos cosas muy distintas” – Nielsen

“Supongo que es porque la mayoría de los niños hoy en día acuden a la escuela y tienen las cosas programadas para ellos que parecen tristemente incapaces de producir sus propias ideas y decisiones” – Agatha Christie

“Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar un árbol, va a pasarse el resto de su vida pensándose que es inútil” – Albert Einstein

“Estudiar sin deseo destruye la memoria, y no retiene nada de lo que se pone dentro” – Leonardo da Vinci

“Nunca he dejado que la escuela interfiera en mi educación” – Mark Twain